Spreading Fashion Innovation, Captivating People

#Trashtag, Run for the oceans y otras iniciativas que están limpiando al mundo del plástico

en Lifestyle

No es raro que cada tanto veamos en las redes cómo algo que alguien hizo en alguna parte del mundo se vuelve de pronto un fenómeno viral, convirtiéndose en un reto al que todos se quieren sumar. Pasó con el #harlemshake, el #mannequinchallenge, el #icebucketchallenge y el #kikichallenge (¡¿se acordaban de todos estos?!).

Algunos nacen con conceptos interesantes de fondo, como atraer la atención hacia algún tema importante, y otros con el simple objetivo de divertirse y desafiar a uno mismo y a los demás. Al fin y al cabo, nos aburrimos de ver siempre lo mismo online y reírnos un poco nunca viene mal. No es raro entonces, en este contexto, que hace un tiempo se haya popularizado un nuevo desafío: el #trashtagchallenge.

El trashtag o desafío de la basura, como también se le conoce, consiste en el reto de elegir una zona natural, ya sea un parque, una playa o un simple terreno baldío, y limpiarlo voluntariamente de toda la basura que allí pueda haber. Durante los últimos meses, fotos de todas partes del mundo han circulado mostrando el antes y el después -que en ocasiones resulta increíble- para así animar a otros a hacer lo mismo. Y lo curioso es que si bien este desafío ha ganado popularidad en los últimos meses, lo cierto es que no es nada nuevo; de hecho, fue creado en el 2016 por un usuario de Reddit, que luego de limpiar un basural cercano a su hogar compartió las fotos en dicha red social proponiendo un “nuevo reto para todos esos adolescentes aburridos”. En India, gracias al impulso de Afroz Shah, un abogado de 33 años que promovió este desafío, se han logrado recoger unos dos millones de kilos de desechos de la playa de Versova, Bombay, con la ayuda de cientos de voluntarios.

A pesar de todo, no resulta extraño que este desafío haya cobrado un renovado impulso en la actualidad, cuando cada vez somos más conscientes de la necesidad de hacer algo para frenar la cantidad de basura y plástico que abunda en cualquier parte del planeta. Y es justamente por ese motivo que esta iniciativa se ha vuelto una tendencia tan popular y masiva con individuos de todo tipo, desde ancianos hasta niños, participando a nivel mundial.

Desafíos como este demuestran que tenemos ganas de hacer algo al respecto y que no nos molesta ensuciarnos las manos para ello.

Por suerte, no somos los únicos. Porque si bien los esfuerzos individuales que hagamos son válidos, no son suficientes, o al menos no son tan potentes como pueden llegar a serlo las acciones de organizaciones más grandes. Parley for the oceans, por ejemplo, es una organización ambiental destinada a afrontar las principales amenazas en los océanos que promueve la colaboración entre artistas, diseñadores, investigadores, científicos y todo tipo de marcas o personalidades que uniendo esfuerzos se comprometen a crear e incentivar acciones para salvar este ecosistema, el más importante del planeta. A través de campañas de sensibilización, limpiezas e iniciativas de reciclaje, Parley pretende frenar el problema más inminente (la basura plástica), y en paralelo desarrollar materiales y sistemas alternativos a los actuales basados en la utilización de plástico virgen.

Adidas es una de las marcas que ha unido esfuerzos con Parley, desarrollando así unos de los proyectos colaborativos más innovadores: la creación de una línea de calzado realizado en su totalidad a partir de plástico reciclado recuperado de los océanos.

De esta forma, con once botellas recicladas es posible producir un par de zapatos deportivos, incluyendo todas sus piezas, y a pesar de que el precio puede llegar a rondar los 220 dólares, han tenido tanto éxito gracias a su diseño innovador y su valor agregado de sustentabilidad, que vendieron un millón de pares en 2017, cinco millones en 2018, y planean producir once millones de pares para fines de 2019 -wow!.

En este marco, y para celebrar el día mundial de los océanos, el sábado 8 de junio Adidas realizará el evento Run for the Oceans, una carrera simultánea en diversas partes del mundo en donde los participantes harán plogging, es decir, levantar residuos mientras corren, y por cada kilómetro recorrido de cada uno de los inscriptos la firma dará un dólar al programa Parley Ocean School, dirigido a educar a jóvenes que viven es zonas costeras afectadas por la contaminación. En Uruguay, el evento se llevará a cabo en la rambla de Kibón, y para suscribirte podés entrar acá.

Pero además todo lo relacionado al calzado deportivo, en 2016 Adidas se comprometió a dejar de usar bolsas plásticas en sus 2900 tiendas de todo el mundo, con el objetivo de evitar setenta millones de éstas al año, intercambiándolas por bolsas de papel. Y por si fuera poco, la firma planea producir todos sus productos con plástico reciclado para 2020. ¡Increíble!, ¿no?

Stella McCartney con su línea de accesorios producidos con redes de pesca y plásticos reciclados, y Corona con el objetivo de proteger cien islas en las regiones de México, Maldivas, Australia, Chile, Italia y República Dominicana, son algunas de las otras marcas reconocidas que se han asociado con Parley en pos de la limpieza y conservación de los mares. Acá en Uruguay, también se realizaron muchas limpiezas de playas, recolectando un total de 1067 kilos de basura en las últimas.. Este año se organizarán unas cuantas más, por lo que los invitamos a todos a participar utilizando los hashtags #ProtectParadise, #CoronaXParley, y como frase o fact pueden usar “El plástico no pertenece al océano”, “Protejamos nuestros océanos” y arrobar siempre a @coronauruguay.

La marca española Ecoalf, por su parte, nacida con la misión de crear indumentaria a partir de materiales reciclados con la misma calidad y diseño que los mejores no reciclados, ha lanzado en el 2015 el proyecto Upcycling the Oceans. De forma similar a Parley, el objetivo de esta iniciativa es el de recuperar plásticos que se encuentran en el mar con la ayuda de pescadores para posteriormente convertir ese plástico en fibras o hilo con el que elaborar sus prendas. “Utilizar basura como materia prima permite minimizar el consumo de los recursos naturales. En la mayoría de los procesos, Ecoalf utiliza el reciclado mecánico que es el más sostenible, y en términos de consumo energético y emisiones de CO2 la producción del hilo de material reciclado tiene un impacto mucho más bajo comparado con el convencional”, afirma la empresa.

Pero Ecoalf no se limita al plástico, también hace prendas reciclando café, neumáticos, lana o algodón. Por ejemplo, uno de sus últimos lanzamientos ha sido una colección de chancletas hechas 100% a partir de neumáticos reciclados, en modelos y colores que no son solamente funcionales sino que también totalmente usables, demostrando que es posible crear piezas de diseño a partir de materiales reciclados sin que la estética se vea afectada.

Estos son sólo algunos de los proyectos más conocidos, aunque sin duda hay muchos más que también se están encargando de ayudar a limpiar el planeta. Y vos, ¿qué opinás? ¿Formás parte de alguna iniciativa para eliminar el plástico? ¿Te animarías a comprar productos hechos de materiales reciclados? ¡Desde Flur apostamos al cambio!

Artículo por Sofía Dinello

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Lifestyle

Ir a Arriba