Spreading Fashion Innovation, Captivating People

plastic free

#PlasticFreeJuly, el challenge que invita a deshacerse del plástico por un mes

en Lifestyle

En 2011, se realizó por primera vez el movimiento #JulioLibreDePlasticos, y desde entonces, ha ido en crecimiento desacelerado. El año pasado, 3.4 millones de personas de 177 países se comprometieron a reducir el consumo de plástico durante todo el mes de julio. Y este año, nos sumamos a las 230 millones de personas que hicieron el challenge. ¡Acá la experiencia!

Artículo por Karen Fabregat

Desde hace algún tiempo, he ido modificando ciertas rutinas en mi día a día con el objetivo de ser más amable con nuestro entorno y planeta tierra. En esta misión es que me encontré con muchas personas que por suerte están en el mismo camino que yo, y aprendo en todo momento de ellos. No es novedad que estamos viviendo en tiempo prestado, de hecho hoy acabamos con los recursos que teníamos para todo el año 2019. Estamos viviendo a préstamo, nuevamente, hasta que se reinicie la cuenta el primer día de 2020. Podría enumerarte acá todo lo que eso conlleva, darte cifras y números que con seguridad te van a impactar, pero como estoy completamente segura de que te vas a encontrar con esa información en cualquier otra cuenta, prefiero darte herramientas para que sí de verdad quieras y puedas aportar a que este tiempo que queda no sea tan dañino.

plastic free

A veces creo que los consumidores no notamos el poder que tenemos, al fin y al cabo, todos los grandes cambios que ha vivido nuestra raza a lo largo de la historia tienen por protagonistas a aquellos que menos confiaban en su poder pero se decidieron igualmente a iniciar la revolución. Te cuento esto justamente en un intento de despertarte, porque a diferencia de lo que podrías creer hay revoluciones que no necesitan de armas de fuego o destrucciones masivas para cumplir sus cometidos. Los modelos de negocios están cambiando, y ya era hora de que esto sucediera. Durante décadas hemos producido y consumido de forma desmesurada y sin pensar en las consecuencias. “Total, yo no voy a estar para cuando el día llegue”, “que se arregle la generación que viene”, ¿verdad? ¿Y si te digo que son 30 años lo que le queda de vida al planeta? Sí, en 30 años todavía vas a estar acá y te aseguro que vas a querer haber hecho algo para frenar el desastre.

#JulioLibreDePlasticos es una increíble oportunidad para poner en práctica y adaptarnos a una nueva forma de consumir y vivir. Está estudiado que se necesitan 30 días para que se creen nuevos hábitos, y eso es justamente lo que pretendo que hagas. Quiero contarte mi experiencia para que veas que se puede, y cuando juntamos todos los granitos de arena que hacemos a diario con los de otros en la misma situación que nosotros es que se ven los cambios. Por eso, lo primero que quiero que sepas es que nada es demasiado poco, absolutamente todo suma y no debés desmotivarte si al principio te olvidás de llevar la bolsa reutilizable al súper o no podes encontrar un sustituto amigable con el medioambiente de un producto en particular.

plastic free

Antes que nada, me gustaría aclarar algunos términos que vemos muy a menudo y que seguramente nos ayuden a elegir mejor. Acá va:

Plásticos de un solo uso

plasticfree

Son probablemente de los más dañinos, aquellos que como indica su denominación, utilizamos una sola vez. Claros ejemplos de esto serían los sorbitos plásticos, packaging de comida para llevar, vasos, platos y cubiertos, esos que por lo general utilizamos en cumpleaños infantiles -o no tan infantiles-, o cuando comemos “al paso” por ahí.

Biodegradable

plasticfree

Biodegradable significa que el material se degrada en la naturaleza y por acción de ella. Es decir que sus componentes se separan y degradan cuando entran en contacto con el aire o la tierra. Y sip, casi todo es biodegradable. El truco con esto es que para que sea de esta forma, tiene que tener ciertas condiciones que varían según el tipo de producto, y aunque sea biodegradable puede llevar muchos años en que desaparezca de la tierra. Las marcas no son ajenas a lo que sucede a su alrededor y muchas veces pueden sacar ventaja de estas situaciones. Mi recomendación es que por más que el producto sea “biodegradable”, si no es necesario o no tiene otra alternativa más ecológica, no lo compres. Un claro ejemplo son las bolsas nuevas de supermercados, esas por las que pagamos $4, que a pesar de ser biodegradables van a demorar muchísimos años en desaparecer. Si tenemos en cuenta que en promedio el uruguayo utiliza 238 al año, no es difícil deducir que esta no es la solución.

Compostable

Por asociación uno piensa que algo compostable, se convierte en compost, esa especie de humus que sirve como abono para la tierra. Pero la realidad es que no todo aquello que se dice “compostable” es plausible de ser enterrado en la tierra, y que con esto baste para desintegrar el producto y volverse uno con su entorno. De hecho, no todos los materiales compostables pueden ser compostados domésticamente, algunos requieren que se los lleve a plantas especializadas que cuentan con el entorno adecuado para procesar estos compuestos.

plastic free

Con estas dos aclaraciones de terminología quiero ilustrar que por más que diga que el producto es compostable o biodegradable, no siempre es suficiente con enterrarlo en el jardín de casa o tirarlo a la basura y que se degrade en los vertederos. ¡Es de vital importancia la correcta clasificación! Durante todo julio, me comprometí a prestar atención a la hora de consumir. Esto lo hacemos a diario y lo tenemos tan automatizado que es difícil ser conscientes de lo que adquirimos y cómo lo utilizamos. El desafío más grande al que me enfrenté fue justamente a pensar antes de actuar, algo que en la vorágine de la vida que llevamos es todo una proeza. Desde hace años, las grandes superficies comerciales se empeñan en hacernos la vida más fácil a los consumidores, que tenemos poco tiempo en nuestro día para los quehaceres y nos resuelve encontrar en la verdulería las verduras peladas y cortadas, o incluso cocidas. Este es solo un ejemplo de tantos que ilustran cómo se metió el plástico en nuestras vidas, al punto de no darnos cuenta de que está allí. Solamente cuando debemos poner atención en nuestras rutinas es que descubrimos que estamos rodeados de este material.

Ahora, ¿el plástico es el culpable? Yo creo que no solamente es del plástico la culpa, porque si así fuera, con crear un nuevo material para sustituirlo ¡misión cumplida! Pero no es tan sencillo, porque no se trata de cambiar los materiales, sino la forma en la que consumimos, esa cultura de “use y tire” es lo que en mi opinión nos ha llevado a este lugar, con un cambio climático que es innegable y con consecuencias terribles año a año. Durante este mes, en el que me animé a ir más allá de las costumbres que ya había sumado a mi vida, reviví situaciones de la infancia que me llevaron a plantearme en qué momento fuimos invadidos por el plástico en todas partes. Ojalá todo este movimiento de conciencia climática y de urgencia de cambios no se quede solo en una moda verde, sería terriblemente triste que así sea. Por eso, para que puedas pasar a la acción y no te quedes solo en las tendencias, te dejamos diez productos que podés sustituir por otros más amigables con el medio ambiente.

1 Bolsa de mandados

Gracias a la ley que obliga a comercializar bolsas biodegradables, los uruguayos ahora debemos pagar $4 por cada una de ellas si queremos seguir consumiéndolas. Por suerte, están nuevamente en el mercado una serie de alternativas. Mi consejo aquí es el siguiente: tené siempre una en la cartera o el auto para esas ocasiones en que te surge de imprevisto hacer mandados. En casa, colocá otra en algún clavito cerca de la puerta, de esta forma es menos probable que te vayas al súper sin ella y tengas que abonar las otras. Como te mencionaba más arriba, hay una variedad impresionante de emprendimientos que realizan estas bolsas en distintos modelos, tamaños y colores. Desde las que tienen un toque vintage como las de Coucou_uy, hasta las hermosas bolsas pintadas a mano y con bolsillos internos de Bisa uy, o la ideal para hacer surtidos porque es enorme de Pepperell.uy entre un montón de otras opciones. Incluso si no quieres gastar, la intendencia de Montevideo está entregando bolsas reutilizables.

plastic free

2 Cepillo de dientes

Sí señores, por si no lo han notado este instrumento es de plástico enteramente, y es uno de los que más desperdicios genera por la cantidad que se fabrican y el poco tiempo que se utilizan. Por suerte, en Uruguay se consiguen de bambú compostables. Los precios no son mucho más caros que los tradicionales, les diré que incluso están más baratos que algunos modelos de plástico. Se pueden encontrar en varios lugares naturistas o que se dediquen a promover la ecología. Las dos primeras marcas que les nombre anteriormente tienen entre sus productos. Te recomendamos los de la marca Slass.co que ademas tiene esponjas, jabones y hasta discos desmaquillantes reciclables!

plastic free

3 Shampoo y crema de enjuague

No había sido consciente de que este producto que utilizamos cada mes y medio -pues somos dos a lavarnos el pelo-, viene también en packaging de plástico, hasta que el año pasado hice este challenge. Los shampoo sólidos duran hasta 6 meses dependiendo de su uso, y les juro que son mejor inversión que los tradicionales. Supongamos que utilizás una marca de farmacia cuyo pote ronda los $300, en mi caso me dura un mes, mes y medio, el pote de shampoo. El vale entre $300 y $400, depende la variedad que compres y el uso que le des, pero si te dura por ejemplo tres meses (que te aseguro que te va a durar) ¡ya es ganancia! Los de Nohana por ejemplo vienen para distintos tipos de necesidades y son orgánicos.

plastic free

4 Sorbitos

Los sorbitos han estado en la boca de discusión en los últimos meses ya que son de los artículos de un solo uso más contaminantes del mundo. La producción es millonaria y por ende su basura también. En Argentina, hace unos meses se aprobó por ley su prohibición como medida para desacelerar la alerta de emergencia climática. Es decir, ya no te las ofrecen más en los comercios ni están a la vista del público, algo así como los condimentos en nuestro país. Existen los sorbitos de bambú o los metálicos que cual bombilla para mate, se limpian y re utilizan. Pueden conseguirlos en cualquier lado, hasta grandes cadenas como Renner, Zara Home y Lolita Home tienen. Otra alternativa menos ecológica que los de metal, pero más que los de plástico son las de papel, que para colmo vienen de diseños hermosos, ¡intentemos tentarnos lo menos posible!

plasticfree

5 Desodorante en seco

Los cosméticos son de los artículos más consumidos y cuyos packaging más plástico utilizan. Pero, hay opciones no sólo orgánicas sino #plasticfree, como por ejemplo los desodorantes sólidos, bálsamos labiales y cremas que se pueden encontrar en el mercado uruguayo. Nohana y AFranco son dos lugares en los que se puede adquirir.

6 Esponjas

La limpieza de la casa fue el área más crítica para mí, absolutamente todo viene en botellas de plástico o sachets del mismo material. Lo que hago desde años es comprar los repuestos y rellenar las botellas que tengo en casa, pero me hubiera gustado encontrar en el mercado productos #plasticfree para esta sección. Lo que sí pude reemplazar fue la esponja por una natural. Les recomiendo comprar una grande y cortarla en “rodajas” y utilizar en la cocina, y para lo que tradicionalmente la usamos, el cuerpo. Slass.co tiene unas buenísimas!

plastic free

7 Pasta de dientes

Una chica australiana desarrolló unas pequeñas pastillas que son #zerowaste, ya que una pastilla tiene la cantidad exacta de pasta que necesitás, son sólidas porque al entrar en contacto con el agua se activan, y vienen en packaging #plasticfree. ¡Pero aún no llegan con los envíos a Uruguay! Mientras tanto, podemos optar por aquellas que vienen cual Dr. Selby en un tubo de aluminio.

plasticfree

8 Cubiertos y tuppers

De los recuerdos más vivos que tengo de niña, está el de los domingos yendo a la feria con mis abuelos. Caminábamos unas cuadras hasta la feria vecinal arrastrando un carrito con dos ruedas y tapa que usábamos para transportar las compras. Mi abuela llevaba el tupper de dulce de leche, el de mermelada y el de  quesos, y compraba a granel. Por suerte, hoy en muchos lugares tenemos nuevamente la oportunidad de llevar nuestros envases y no utilizar el nylon. Y como puede surgir una salida espontánea, te recomiendo que tengas en el bolso, la mochi o el auto, un vaso/botella y un juego de cubiertos #plasticfree. Hay muchas emprendedoras en el mercado que trabajan hermosamente la tela y seguro podés encontrar un lindo sobre para transportar el juego de cubiertos sin que se ensucie y esté siempre listo para usar.

plastic free

9 Ropa

De este tema hemos hablado un montón, y hay mucho por comunicar y discutir. Pero como seguramente es el ítem del que más hemos hablado solo quiero recordarles que miren las etiquetas antes de comprar, prefieran telas orgánicas o las que son sostenibles como el tencel. Por suerte, se sigue desarrollando e investigando, y aparecen cada vez más materiales que provienen de fuentes renovables como Piñatex®.

10 Utensilios de cocina

Tal vez sea un poco romántica, pero soy de la idea de comprar aquello que es de buena calidad, que pueda llegar a ser heredable incluso. El plástico como materia prima es barato y versátil, por lo que encontramos un montón de cosas muy lindas pero tal vez no tan útiles como creemos. Por eso, es importante comprar aquello que realmente vamos a utilizar y que no pase como en otras áreas donde comenzamos a acumular cosas que no ponemos en uso nunca. ¡Es una locura tener una cuarto lleno de cosas que compramos por ahí solo porque estaban baratas! Elijamos mejor, pensemos antes de comprar, y no solo en la cocina: en todas las áreas de la casa.

plastic free

De las enseñanzas más grandes que me deja este challenge es la importancia de planificar y ordenar la semana, la quincena o el mes. Si planificamos, no nos olvidamos de llevar la chismosa al súper, ni nos surgen compromisos en el camino que desestructuran las comidas -y el presupuesto-. Obvio que aunque planifiquemos siempre algo puede suceder, es la vida misma, pero más vale intentar prevenir. Incluso, he descubierto por experiencia propia y por recomendaciones que muchas cafeterías te hacen descuento si llevas tu propio vaso, es un buen incentivo para salir con el tuyo, ¿no?

Como les decía más arriba, no todo se trata de erradicar el plástico del planeta, sino de replantearnos la forma en la que estamos viviendo. La sociedad de consumo nos ha dicho por años que cuanto más tengamos mejor, que para ser felices tenemos que tener tal o cual producto, y no es casualidad el pico de adrenalina que sufrimos al comprar algo nuevo -¿se acuerdan de la peli Loca por las compras?-. Así, con esa escuela de consumo que hemos heredado es que llegamos a destruir el planeta. No es solo el plástico que consumimos en envases, para darte una idea hasta en el momento que lavamos estamos produciendo micro partículas de plástico que terminan en el océano. Vienen de la ropa, claro, así que también pensá los lavados para ser lo más eficiente posibles.

plastic free

¿Se puede sobrevivir un mes sin plásticos? Sí se puede. ¿Se puede erradicar por completo este material de la cotidianeidad uruguaya? Todavía no, pero estamos en ese camino, y por suerte cada vez hay más opciones. ¿Es más caro? Depende, algunas cosas son una inversión mejor como el shampoo o el acondicionador, y otras la diferencia es mínima. Prestá atención en la góndola, cuánto vale una pulpa de tomate en envase de vidrio vs. una en una en packaging tipo sachet. Además, ¿sabías que el vidrio es excelente para conservar alimentos? ¿Nunca notaste la diferencia de sabor entre una gaseosa que viniera en envase de plástico y una en envase de vidrio? Sino lo has hecho, let’s do it. Vas a entender de qué hablo.

Los cambios requieren tiempo, y para no desmotivarse en el camino, debemos informarnos más sobre lo que consumimos, interesarnos por los procesos y lo que finalmente comemos. Y si hay algo que no encontramos, ¡a no desanimarse! Cada pequeño paso aporta. Así que vos, ¿qué vas a hacer por nuestro planeta hoy?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Lifestyle

Ir a Arriba