Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Tips eco-friendly’s para incorporar en tu día a día

en Lifestyle

Seguramente ya lo habrás escuchado de sobra por todos lados, pero como las noticias tienden a ser efímeras y las olvidamos demasiado pronto, aprovechamos la ocasión para recordárnoslo una vez más: para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano.

Esta es una de las avasallantes conclusiones del reporte The New Plastics Economy, generado por la Fundación Ellen MacArthur en colaboración con The World Economic Forum, que se obtuvo analizando el total de desechos plásticos que se genera globalmente en un año (¡aproximadamente 275 millones de toneladas!) y la cantidad de éstos que acaba en los océanos. Esto significa no solamente que ya no podremos nadar tranquilamente en las playas, sino que todo el ecosistema marino, y por tanto las condiciones de vida en la Tierra, se verán amenazados. Pero, por si fuera poco, el plástico no es la única forma en que maltratamos a nuestro planeta; el mal uso y la contaminación de los recursos acuáticos, la utilización de químicos y fertilizantes nocivos, las fuentes de energías no renovables y los desechos de la industria textil contribuye a agrandar el -ya gigante- problema del cambio climático.

Claro que estas afirmaciones parecen desmotivantes y cabe preguntarnos si nuestras acciones individuales pueden llegar a tener algún efecto en el curso de las cosas. Por supuesto que medidas institucionales son necesarias para frenar esta situación; sin embargo, simples acciones que cada uno de nosotros tomemos para aportar nuestro granito de arena en pos de un mundo menos contaminado también suman. Algunas de ellas son tan simples como prestarle atención a ciertos hábitos. Por si precisás una mano, acá van algunas ideas:

Incorporar el uso de Tote bags y frascos reutilizables

Siempre, siempre que compramos algo ya sea en la feria, en la farmacia o en el supermercado, nos dan una bolsa. En ocasiones, no es necesario pero por lo general precisamos algo para cargar lo que compramos. Por ello, una de las mejores cosas que podés hacer es tener siempre contigo una bolsa reutilizable de tela. Suena un poco a abuela con la chismosa, ¿no? Pero por algo las abuelas son sabias.

Eco Tote Bag de Mercado Verde

La bolsa de tela la podés doblar y guardar en la mochila o la cartera ya que no ocupa nada de espacio, y así tenerla siempre a mano para cuando compres algo, aunque sea de improviso. Y lo mejor es que si se ensucia o se moja la podés lavar, secar y volver a usar todas las veces que quieras. ¡Un éxito! Y si vamos a comprar frutos secos, cereales, semillas o especias, lo mejor es comprar a granel, es decir al peso y sin empaquetar, llevando frascos propios que además conservan mucho mejor los alimentos, tanto en sus propiedades como en su sabor.

Productos a granel de Alma

Adquirir botellas y vasos de café no descartables

¿No es súpermolesta la botellita de bebida plástica una vez que acabaste de tomar? Lo mismo con el vaso de café para llevar. Terminan en la basura en menos de un día. Algo súper fácil que podemos hacer es adquirir una botella reutilizable, ya sea de acero inoxidable o de vidrio (para los más jugados), que podamos recargar constantemente. Así también evitás el BPA que liberan las botellas de plástico y hasta te ahorrás tener que comprar todo el tiempo. Ya hay muchas tiendas en las que, además, podés recargar bebidas como jugos y kombuchas en tu botella propia. También es el caso del café; los famosos vasos reutilizables australianos KeepCup, por ejemplo, se pueden conseguir en varios cafés de nuestro país y al usarlos obtenés un 20 % de descuento.

Botella de acero inoxidable Gron
Vaso KeepCup

Evitar las pajitas plásticas

Cada vez que pedimos un trago o compramos algo de beber las pajitas plásticas vienen de yapa, apenas las usamos por unos minutos (de verdad, ¿no podemos beber directo del vaso?) y luego van a parar a la basura. Billones de pajitas de plástico son utilizadas y descartadas en tan solo un día a nivel global. Pero, ¿sabías que las pajitas tardan más de 500 años en descomponerse, y que son uno de los principales plásticos con los que resultan lastimados las aves, tortugas y otros animales marinos? Si realmente preferís utilizar pajita a la hora de consumir tu bebida, existen opciones reutilizables de bambú o metal disponibles en Uruguay, que podés llevar contigo a donde vayas. Y cuando salgas ¡avisá antes de que te sirvan que no querés pajita!

Pajita de metal de Eco Shop

También se pueden encontrar en tiendas como Cuerpo y Alma en Montevideo y Alma en Punta del Este.

Sustituir los utensilios descartables

Otra cosa que también podemos evitar cuando compramos comida al paso son los cubiertos descartables. El tenedor, el cuchillo y la cucharita de plástico son por lo general tan inútiles como innecesarios una vez terminada la hora del almuerzo. Una solución a ello, al igual que con las pajitas, es utilizar nuestro propio set de utensilios reutilizables. Hay opciones de acero inoxidable y también de bambú, y además de ser eco-friendly, son súperprácticos y lindos.

Set de cubiertos de bambú de Eco Shop

El pro-tip tanto para los cubiertos como para la pajita es tenerlos siempre en la cartera o mochila, envueltos en algún estuche o pañito listos para utilizar, e higienizarlos bien luego de hacerlo, de manera que el hambre no nos agarre de sorpresa.

Utilizar productos de higiene y belleza más naturales

Los productos de higiene y belleza suelen ser de los más contaminantes. Pensemos en el shampoo, por ejemplo: desde las sustancias con las que son realizados (que luego al usarlos se enjuagan y van a parar a las corrientes de agua) hasta los envases plásticos que los contienen; nada de ello es muy eco-friendly.

Shampoo sólido de Natural.mente

Pero esto puede ser evitable si elegimos opciones más naturales. Lo mismo sucede con los cepillos de dientes, que tienen una vida promedio de 3 meses pero tardan en degradarse más de 500 años. Dar el paso hacia shampoos, jabones y cremas sólidas en barra, cepillos de dientes biodegradables, y productos con envases de vidrio es una opción mucho más amigable con el planeta. Además, eligiendo opciones locales estamos evitando las enormes cantidades de dióxido de carbono que genera el transporte de productos desde lugares lejanos (¡esto aplica para todo lo que compremos!).

Cepillos de bambú biodegradables de Meraki

Animarse a la copa menstrual

Cada vez son más las mujeres que se están animando a utilizar la copita menstrual, no sólo por sus beneficios higiénicos y de confort, sino también porque además resulta una opción mucho más ecológica con respecto a los productos utilizados tradicionalmente en nuestros períodos.

Copita menstrual de OrganiCup

Los tampones y toallitas sanitarias requieren muchísimos litros de agua para ser fabricados y conllevan productos químicos que contaminan la tierra y el agua al convertirse en desecho. Además, en cada período, utilizamos una gran cantidad de estos, que luego descartamos y no se degradan. Una usuaria promedio desecha entre 125 y 150 kg de toallitas, tampones y aplicadores en el transcurso de su vida, según OrganiCup. Y todo ello sin mencionar el plástico del empaque que incluyen. En cambio, la copita menstrual es hecha de silicona, un material más amigable, y tiene una duración de hasta 10 años, lo que implica que su utilización evitaría el desecho de más de 2400 tampones y/o toallitas, además de su packaging, por usuario en su ciclo de vida. Bastante impresionante, ¿no? En Uruguay podés conseguir OrganiCup en la tienda de OUD y Cuerpo y Alma, o PinkladyCup a través de su tienda online o distintas farmacias.

Cuidar la energía

¿Quién no es culpable de haber dejado el cargador enchufado cuando terminamos de cargar el celular? Por pereza o por descuido, todos lo hacemos de vez en cuando. Pero lo cierto es que todo lo que está enchufado, por más que esté apagado o no siendo utilizado, continúa consumiendo energía. ¡Y el desperdicio de energía es también una fuente de contaminación! Después de todo, generar energía significa la utilización de diversos recursos, en muchos casos no renovables.

Seguro hay muchos electrodomésticos que podés desenchufar una vez termines de usarlos. También es un buen hábito de consumo fijarse en los indicadores de eficiencia energética de los productos a la hora de comprarlos (esa escalerita de colores tipo semáforo que siempre vemos y a la cual no le solemos prestar atención). Por último, ya que estamos en este punto, ¡apaguemos las luces que no estamos usando! Abramos las ventanas y dejemos que entre la luz natural, que es mucho mejor.

Consumir menos productos animales

Evitar el consumo de animales y sus derivados es la mejor acción que podemos tomar para reducir nuestro impacto sobre el planeta, según un estudio publicado el año pasado en la revista Science y llevado adelante por investigadores de la Universidad de Oxford (ver aquí). Esto es a causa de que a diferencia de lo que comúnmente pensamos, el  83%  de las tierras cultivables es utilizado por este tipo de industrias (para la cría de animales y la producción de su alimento) que provocan el 60% de las emisiones de gases invernaderos.

Mercado Verde

Incluso los productos lácteos y de carne de menor impacto causan mucho más daño ambiental que los cultivos de cereales y vegetales menos sostenibles. Reducir la producción de carnes y alimentos derivados de animales provocaría un importante descenso tanto en los efectos de gases invernaderos como en los niveles de acidificación global (descenso del pH de los océanos a causa de la absorción de dióxido de carbono), eutrofización (acumulación de residuos orgánicos que causa la proliferación de ciertas algas), mal uso de la tierra y desperdicio del agua. Los datos revelan que si el mundo entero se volviera vegano, podríamos disminuir las emisiones de gases invernaderos un 23%, evitar un 25% del desperdicio de agua, y que podríamos dejar de utilizar un área de tierra del tamaño de África y reforestarla.

Mercado Verde

Por suerte cada vez hay más alternativas disponibles al consumo de productos animales, tanto para comer en casa como afuera, y mucha información al respecto. En ferias, supermercados, y tiendas naturales podemos obtener productos para cocinar, y ya hay muchos emprendimientos uruguayos especializados en el vegetarianismo y veganismo que vale la pena conocer. ¡Que el meatless Monday sea algo no sólo de los lunes!

No cabe duda de que hay mucho que podemos hacer para disminuir nuestra huella ambiental. Lo que importa es empezar a observar cómo nuestras acciones cotidianas generan un impacto y a partir de ello modificar nuestros hábitos de comportamientos, que no tienen por qué ser difíciles, costosos o radicales, pero que nos permiten convertirnos en individuos más comprometidos y en consumidores más conscientes. Go Green!

Artículo por Sofía Dinello

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Lifestyle

Ir a Arriba