Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Rituales para el cotidiano – hábitos que te cambian la vida

Un ritual es una práctica milenaria en donde se venera, se celebra, o se alaba a cualquier forma de vida, no importa la creencia filosófica o religiosa. Adoro esta idea de rituales para lo que sea que haga en mi cotidiano, creo que es como darle una cuota de frescura a cualquier tarea que pueda pasar desapercibida. De algo sumamente simple podemos hacer algo muy bello, que nos reconforte alma y cuerpo.

A veces, en el día a día, nos cuesta tomarnos pequeñas pausas que nos conecten a esos estados mas calmos. Lo pasamos por alto, y solo vamos tarea tras tarea, sin darnos lugarcitos y espacios en los tiempos del cotidiano.

Me gusta pensar en este concepto, llevándolo a la práctica para fortalecer el autocuidado y el bienestar. Soy de la idea, que, cuanto mas presente y consciente estoy de lo que me pasa, mejor me puedo sentir. Si quisiera sentirme mejor de lo que me siento ahora – cualquiera sea el motivo – indefectiblemente necesito saber cómo estoy ahora, por eso mismo, el momento de ritual en el cotidiano es cien por ciento necesario y efectivo para hacerme ese tiempo y aprender que mi cuerpo es mi casa, mi propio templo.

Lo ideal sería entonces cuidar de nuestro cuerpo como este «templo» que es. Darnos cosas que nos gusten, nos hagan bien y nos reconforten. Adornarlo, mimarlo, para mantenerlo iluminado de todas las formas posibles.

Acá unas ideas simples de pequeños rituales para tu cotidiano:

Prepararte una bebida especial todos los días y darte tiempo para tomarla.

¡ La que sea !. Mismo un vaso con agua y una rodaja de limón o naranja pueden hacer la diferencia. En invierno adoro el té de hierbas (manzanilla y tilo para calmar, caléndula para armonizar ciclos femeninos, verde para desintoxicar). Tu momento de ritual puede ser tomarte esa taza o ese vaso con total presencia, aunque sean solo diez minutos para vos.

Baño de pies.

Uno de los preferidos para descargar tensiones y mejorar la circulación. En un recipiente grande pones agua tibia, sal gruesa y podés complementar con algunas gotas de aceite esencial de buena calidad (lavanda para calmar, romero o menta para purificar) Sumergís tus pies en el agua y te tomas un rato para respirar, leer un buen libro o solamente descansar.

Automasaje.

Beneficioso no solamente para mejorar la circulación, sino que desde un aspecto mas emocional el automasaje te conecta con vos misma, con la capacidad de sentir placer, de darle a tu cuerpo cariño, por lo tanto de mejorar tu relación con vos misma: tu autoestima. Podés hacerlo con o sin crema, pero es distinto a pasarte esa crema o aceite para hidratar o nutrir la piel. Yo adoro el automasaje con aceite de coco, que si bien es bastante oleoso desde el punto de vista terapéutico tiene infinitas propiedades y es un excelente para prevenir un montón de cuestiones a nivel físico y emocional. Luego de la ducha, empezando por la cara y hasta llegar a los pies masajes cada rincón del cuerpo para renovar energías y liberar estrés.

Gratitud.

Hay quienes dicen que cuanto más agradecemos más tendremos. Creo que la gratitud abre grandes puertas. Sobretodo para acordarnos de lo mucho que tenemos y somos. Agradecer cada día por eso que vivimos (lindo o feo) nos hace estar más conscientes y presentes con lo que es. Agradecer por los afectos, la salud, un proyecto que salió, o lo que sea. Siempre hay algo para agradecer y realmente puede generar buenas sensaciones.

Y así cada día va pasando, por eso cuanto más onda le pongamos al cotidiano, mejor nos vamos a sentir. Adornar nuestro entorno con flores, imágenes que nos alienten, nos inspiren y nos contengan puede hacer que cada uno de los rincones y momentos que transitamos sean mas productivos, enérgicos y bellos. Que de eso se trata, como nos recuerda la película: «la vida es bella».

 

Nadia Nedelchev

Medicina de Tierra & Mar

www.nadianedelchev.com

@nadianedelchev

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimos de Instagram

Ir a Arriba