Canciones para levantar el ánimo

¿Quién no se ha puesto alguna vez los auriculares, música a todo volumen y ha cerrado los ojos para escaparse de la realidad un rato? ¿Quién no ha oficiado de masoquista escuchado esas canciones de amor mientras lloraba por un amor que se estaba yendo? ¿Quién no se sintió mejor en alguna oportunidad al escuchar su canción favorita? Creo que a todos nos pasa, estemos bien o estemos mal, eso de acompañar nuestros días con música. Y las canciones nos hacen viajar como en una montaña rusa: ya sea por la melodía, por la letra o por lo que nos hace recordar.

La relación entre la música y los estados de ánimo es conocida desde épocas remotas. Si bien muchas veces la música nos acompaña en malos momentos y ocurre eso que decía Mario Benedetti, que “cuando uno llora, nunca llora por lo que llora, sino por todas las cosas por las que no lloró en su debido momento”, también es una buena manera de recurrir a ella para levantar el ánimo. Hay canciones que hacen bien, que brotan sonrisas, que dan ganas de bailar y cantar bien fuerte.

En la antigüedad ya se hablaba de la música y el alma, el placer, el bienestar.  Platón, el gran filósofo griego, decía por ejemplo que “la música es un arte educativo por excelencia, se inserta en el alma y la forma en la virtud”.  Confucio, el reconocido pensador chino, decía además que “la música produce una especie de placer sin el que la naturaleza humana no puede pasar”. Se observa también que la música forma parte de diferentes rituales y ceremonias: desde diferentes religiones que históricamente hicieron alabanzas con cantos, pasando por las bandas militares que la utilizaban y utilizan para incitar al entusiasmo, hasta los niños en las escuelas cantando los himnos y demás composiciones patriotas.

La investigación de la época moderna llegó mucho después que Platón y Confucio para hablar del tema, pero desde hace mucho coincide en que la música hace bien para mejorar los estados de ánimo y la confianza de las personas.

La música se utiliza también en pacientes con distintas afecciones en la salud, tanta física como mental: se busca mejorar la calidad de vida a través de la musicoterapia, que es “la utilización de la música y/o de sus elementos (sonido, ritmo, melodí­a y armoní­a) por un musicoterapeuta calificado, con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades fí­sicas, psí­quicas, sociales y cognitivas”, según la Asociación Internacional de Musicoterapia.

Según explica E. Thayer Gaston en su Tratado de Musicoterapia (1989) fue a partir de la Segunda Guerra Mundial que empezó a forjarse esta terapia. Voluntarios que no necesariamente eran músicos o terapeutas recorrían los hospitales para tocar melodías agradables para los enfermos y heridos. Los médicos comenzaron a notar mejoras en los pacientes y empezaron a estudiar a la música de una manera más profunda.

Hace unos pocos años el nombre de David Greenberg, psicólogo de la Universidad de Cambridge, recorrió los medios tras haber recomendado una lista con la música más adecuada para superar momentos de tristeza. Algunas de las mencionadas por este experto fueron: Viva la vida (Colsplay), Wake me up (Avicii), Confident (Demi Lovato), Feel right (Mark Ronson), Walking on Sunshine (Katrina y The Waves), On Top of the World (Imagine Dragons) o Love Myself (Hailee Steinfeld).

Aquí, algunas opciones (en español, inglés, algunas más nuevas y otras de hace un tiempo) para mantener el ánimo bien arriba:

 

Seguramente te dieron ganas de bailar, cantar y olvidarte un rato de las malas pasadas.  ¿Qué otra agregarías?

 

Artículo por Rosana Decima – @locaporlosplatos

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*