Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Esas cosas que vas a amar hacer cuando termine la cuarentena

en Instagram/Lifestyle

Estos días de cuarentena que pasamos casi sin salir de casa no son una competencia para ver quién hace más ejercicio en el living, a quién le queda más linda la receta o quién consigue un título estudiando online. Es bueno para el cuerpo y la mente tener una rutina y moverse, no quedarse quieta, pero si hoy no tenés ganas, está todo bien. Ya vendrán tiempos mejores y podremos salir, compartir momentos y celebrar. Porque hay cosas que todos extrañamos y casualmente, son las más simples de la vida.

La cuarentena… ese tiempo que estamos en casa, en donde pasan días y días sin salir más que a lo imprescindible. Esto no es ni tiene la obligación de ser una demostración de productividad.  Si podés hacer ejercicio, cocinar, cuidar de tus hijos en caso de que tengas, hacer un curso online,  obtener otro título, teletrabajar, coser tus propias mascarillas, leer seis libros, mirar diez series y hacer videollamadas diarias con la familia y amigos, genial. Pero si hay días en que no es suficiente la voluntad y no podés, tenés que saber que también está bien. Porque más allá de que es positivo tener una rutina y mantenerse ocupado, la cuarentena no es ni tiene que por qué ser para ver quién es capaz de hacer yoga en el living, pilates o cardio, para poder conseguir un nuevo diploma, para lucir espléndida, o postear sí o sí fotos de recetas perfectas.

Repito: los que puedan hacerlo, buenísimo, pero si no es así no está mal y no hay que sentir culpa, ya que si hay algo que todos sabemos es que estos son tiempos difíciles.

Semana tras semana la incertidumbre está ahí, el miedo por la salud, por la economía, también. Cada vez extrañamos más a nuestros seres queridos y a esas pequeñas cosas que casi sin darnos cuenta nos hacían tan felices. Porque si hay algo que todos tenemos en común, debe ser extrañar esas cosas que en un tiempo eran tan cotidianas y hoy parecen lejanas. Tomar un café con una amiga, visitar de sorpresa a los abuelos, improvisar un picnic en un parque con los más chicos, ir a la feria, juntarse para festejar un cumpleaños.

Acá, cinco cosas que seguro vas a amar hacer cuando llegue el bendito día en que termine la cuarentena y podamos ir volviendo a nuestras rutinas, más algunas sugerencias para ir planificando.

UNA VISITA SORPRESA.

Llegar a la casa de los tíos, primos, amigos o abuelos sin avisar va a ser una de las cosas que seguramente harás disfrutándolo más de lo que hacías antes. ¿Y si aprovechás este tiempo para ir pensando cómo sorprenderlos? Tal vez disimuladamente en alguna charla por el grupo de whatsapp familiar podés averiguar qué postre le gusta a ese tío que tanto extrañas, o qué es lo que más le gustaría a tu abuela que le regales para acompañar la merienda.

¿Imaginás que volviste del trabajo y estás pensando qué cocinar para la cena, y justo  tocan el timbre de tu casa, no tengas idea quién es y cuando abrís es alguien a quien querés mucho y encima trae algo que te encanta? Y no hablo de cosas caras o complicadas: tal vez podés sorprender a una amiga llegando con el mate pronto, o visitar a tus sobrinos y llegar con entradas para el cine. Una visita sorpresa y un regalo pensado desde el corazón nunca fallan.

CAFÉ CON UNA AMIGA

La amistad no entiende de distancias, es así. Podés estar meses sin ver cara a cara a una amiga, pero las conversaciones se mantienen de forma virtual o por teléfono, y el día que se ven se dan cuenta que no cambió absolutamente nada en la relación. Los mismos gestos, la misma manera de entenderse solo con una mirada, los mismos chistes. ¡Pero cómo se extraña ir a tomar un café con una amiga! Todas sabemos que el café es una excusa, pero el lugar a elegir no es algo poco importante.

Yo ya tengo una cafetería elegida para cuando pueda verme con mi mejor amiga: es solo cuestión de tiempo. Así que aunque no sepan la fecha, pueden ir hablando a dónde les gustaría ir, qué van a pedir para tomar, y si lo van a acompañar con algo rico. Hacer planes es empezar a pasarla bien y hace más llevadera la espera. Un moccha y una carrot cake. Eso voy a pedirme.

PICNIC CON LOS MÁS CHICOS

Llegará un momento, aunque ahora parezca difícil, en que vamos a poder hacer planes al aire libre sin preocuparnos por el coronavirus. O al menos, tomando recaudos, pero sin que sea un impedimento para salir, por ejemplo, a un parque. Una buena idea para salir con niños es organizar un picnic en alguno de los tantos espacios verdes que tenemos en Uruguay.

No se precisa mucho: cosas ricas para comer, algo para tomar, un lindo mantel que se pueda poner sobre el pasto, protector solar, repelente para mosquitos, algún juguete y prontos para pasar un día o una tarde en el parque.  El Parque Rodó o el Parque Roosvelt son solo algunas de las tantas opciones que hay en Montevideo.

IR AL GIMNASIO

Confieso que soy de las personas a las que les falta voluntad para ir al gimnasio. Me anoto, voy un par de meses como mucho y por una u otra razón dejo de ir. Pero así como sostiene el dicho, uno valora algo cuando lo pierde, o cuando no lo tiene. Y por esto en estas semanas interminables que casi no salimos de casa (en las que el ejercicio en el living me cuesta horrores) no dejo de pensar en qué lindo sería poder ir al gimnasio. Así que si a alguien por ahí le pasa lo mismo, propongo aprovechar ese pensamiento para sostenerlo y que cuando todo esto pase podamos anotarnos en un gimnasio.

Podemos tomarnos todo el tiempo ahora para averiguar opciones, casi todos tienen cuentas en redes sociales y fotos, se puede ver las comodidades, etc. Incluso para entusiasmarnos, aunque haya días que cueste, podemos seguir en redes al gimnasio que elijamos para ver si hacen alguna clase online y conocer un poco más.

OJOS DE TURISTA

Hace aproximadamente siete años que voy al centro de Montevideo casi a diario, a trabajar. Y está bueno a veces alejarse un poco del barullo, la gente y el tránsito. Pero está bueno, al menos eso siento, que sea por un tiempo. Ya extraño la gente que se te mete en el camino y no te deja avanzar cuando vas apurada, el ruido mezclado de la gente hablando, las bocinas, un altoparlante y un músico callejero.

Se extraña el barullo. Entonces me propuse, y les propongo, que cuando podamos volver a las calles tratemos de verlo todo con ojos de turista. Me refiero a que cuando viajamos y estamos en otra ciudad que no sea la nuestra todo nos llama la atención: los vendedores en la calle, los edificios, las esquinas, miramos más a la gente. Volvamos a nuestro barrio y nuestra ciudad con esa curiosidad y asombro que tienen los turistas.

Ya tenés algunos tips para cuando podamos hacer esas cosas simples que tanto amamos. Y vos, ¿qué es lo que más extrañás?

Artículo por Rosana Decima – @locaporlosplatos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Instagram

Ir a Arriba