Spreading Fashion Innovation, Captivating People

La gran tendencia del 2020 que tenés que saber

en Arte y diseño/Designers/Diseñadores/Instagram/Lifestyle/Tendencias

Puede que no sigamos todas las modas estrictamente – hoy en día, ¿tiene sentido apegarse a algo tan efímero y superficial?; sin embargo, cada temporada nos interesa saber qué es lo que va a estar en vogue, porque cambiamos constantemente y estar al corriente de ello nos permite entendernos más y mejor. Las tendencias no se tratan sólo acerca de lo que vestimos, sino de lo que como sociedad hacemos, percibimos, y vamos rumbo hacia. Por eso en este artículo te contamos una de las tendencias que viene pisando con fuerza desde hace tiempo y que este año, según los reportes, se va a imponer en todos los ámbitos, generando un cambio radical de mentalidad en la sociedad.

Según la empresa Eclectic Trends, la tendencia que nos va a dominar este año podría denominarse Regeneration. Pero, ¿a qué nos referimos con este término? “Regeneración habla de un momento en el que vivimos donde nos damos cuenta de que restaurar, recrear y regenerar no solo se ha vuelto importante para nosotros, sino también para nuestro medio ambiente. Una mentalidad de “yo” evoluciona hacia una mentalidad de “nosotros”, para contribuir a cambiar el planeta de una manera más responsable” dice Eclectic Trends.

Esto puede sonarnos conocido, ¿verdad? Sustentabilidad, veganismo, mindfulness, eco-conscious; todos esos son movimientos que hemos visto crecer sin pausa en los últimos tiempos. Esto ha sucedido de una forma casi impositiva, como una reacción a formas de pensar, de hacer, y de vivir que van en detrimento de nuestro planeta. Llegados a 2020, sin embargo, ya hay muy pocas personas que puedan negar las consecuencias de factores como el cambio climático (¡aunque todavía hay algunos que dicen que es mentira!) o la hiper- tecnologización. Nos hemos dado cuenta de la necesidad de reajustar nuestras prioridades y enfocarnos en lo positivo y lo que nos une para generar un cambio. Nos estamos regenerando como sociedad.

Trend Watching, por su parte, destaca que con el cambio de década hay ciertos factores clave que aparecen, y que podemos incluir bajo en esta macro tendencia de la regeneración. Cada uno corresponde a desafíos y oportunidades para crear nuevos productos, servicios, campañas, marcas, diseños, o lo que sea que estemos pensando- ¡incluso un simple cambio de foco en nuestras rutinas diarias! Y si nos ponemos a observar cuidadosamente, veremos que estas micro- tendencias están presentes en todo lo que nos rodea; desde las pasarelas, el feed de nuestro Instagram, y hasta quizá nuestra propia forma de pensar. Algunos de estos factores clave son:

Green Pressure

Hace ya tiempo que los consumidores han empezado a optar por opciones eco- friendly; cada vez somos más conscientes de la necesidad de buscar las alternativas más amigables con el ambiente, hagamos lo que hagamos. Sin embargo, ya no se trata sólo de elegir la única opción eco- friendly, sino de hacer que la mayoría de las opciones lo sean.

Como consumidores podemos y debemos presionar a los productos, servicios, gobernantes, incluso a nuestros amigos y compañeros, para entrar en la mentalidad eco. De esta forma, si las alternativas ecológicas se generalizan, ya no se trata del privilegio de poder elegirlas en de vez en cuando, y se vuelven realmente efectivas. El cambio está en saber que como sociedad tenemos ese poder. Así, el consumo ecológico se vuelve menos sobre el estado de optar por participar, y más sobre la vergüenza de optar por no participar.

Relevancia y flexibilidad

La constante evolución de la tecnología y la digitalización nos han llevado al punto de sentir que podemos contar con todo ahora y de la manera que queremos; y si mañana hemos cambiado de parecer, nada debería ser un impedimento para satisfacernos. En este sentido, la sociedad apela a formas de vivir y pensar, y a marcas, productos, y servicios que se acomoden a nuestros cambios constantes y a nuestras formas de vida flexibles.  Sin embargo, no pretendemos cosas superficiales; queremos obtener experiencias relevantes para nosotros de cada cosa que hacemos o compramos.

Es así que cada vez demandamos una mayor customización, un mayor entendimiento por parte de las marcas o personas con las que nos rodeamos, y una mayor apertura de mente a las diferentes posibilidades. Ya no dejamos que nadie nos diga cómo debemos ser o vivir; los demás deberán aceptarnos y reconocernos, para poder convivir en paz. Se trata de la adaptación y evolución constante. Servicios on- demand, marcas cercanas a los usuarios, alternativas diversas para todo tipo de personas; ese tipo de demandas se vuelven cada vez más fuertes e importantes para seguir creciendo como sociedad.

Conexiones significativas

La conexión y la autoexpresión son necesidades humanas fundamentales. Y los consumidores continuarán buscando satisfacer esas necesidades en línea, en Instagram o en cualquier otra plataforma, porque lo cierto es que llegaron para quedarse. Pero también es verdad que ya no podemos ignorar que sobre- exponernos a la vida digital puede ser realmente tóxico, ya sea en cuanto a vínculos con otros o con nosotros mismos. ¿Significa esto que Instagram y Lil Miquela desaparecerán? No, sino más bien, que entenderemos y exigiremos que esos espacios y esos personajes nos representen, nos permitan expresarnos, y nos dejen claro que, al fin y al cabo, no son del todo reales, sino representaciones.

En este sentido, en 2020 los consumidores buscarán formas alternativas de comunicarse en línea; nos alejaremos de las creencias de que esos espacios masivos reflejan la vida real, y adoptaremos espacios digitales más pequeños e íntimos que faciliten conexiones respetuosas y significativas. Surgirán cada vez más espacios digitales constructivos, donde estar menos marginalizados, y más en comunidad. Al fin y al cabo, regenerarnos es también reconectarnos, entender cómo usar estas herramientas para estar más cerca y no más alienados.

Esto, por supuesto, también va a reflejarse en nuestras relaciones con los espacios que habitamos, la comida que consumimos, la ropa que vestimos. Apelaremos a las conexiones significativas, con real valor, en todos esos aspectos de nuestra vida cotidiana, prestando cada vez más atención a los materiales, los alimentos, y las elecciones que nos reconectan con nuestros orígenes, nuestros ideales, y también con los demás.

¿Qué les parece? ¿Sienten que como sociedad vamos rumbo a estos cambios? ¿Nos estamos regenerando? A nosotras nos encanta la idea de que el motor de la sociedad impulse cambios positivos, y esperamos que este 2020 sea el año en que muchos de ellos logren lugar. Y siempre viene bien reconstruirnos, ¿verdad? Quizá leer este reporte también nos ayude a trabajar en eso de forma más personal. ¡Al fin y al cabo el cambio empieza por uno mismo! Como nos recuerdan en Trend Watching “las tendencias no significan nada si no las usamos cambiando lo que hacemos, y el mundo, para mejor. Así que absorbamos estas tendencias, compartámoslas, discutámoslas, y conspiremos. Pero, sobre todo, actuemos”.

Artículo por Sofía Dinello

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Arte y diseño

Ir a Arriba