Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Balcony View • Jabel Shams

#FlurTravel – Omán, país de las maravillas en plena península arábiga

en Instagram/Lifestyle/Viajes

Este verano tuvimos el placer de conocer los Emigratos Árabes y desde Dubai hacer en auto uno de los viajes más impresionantes hasta ahora: Omán, una verdadera joyita un tanto desconocida en nuestra zona del mundo, pero que nos dejó con la boca abierta. Entre mezquitas, montañas y desiertos, pasamos unos días increíbles, ¡y no les podemos recomendar más que vayan a vivir esta experiencia!

Pero como sabemos que viajar tan lejos y a lugares desconocidos puede dar un poquito de miedo, les traemos este especial #FlurPicks con nuestros mejores consejos y recomendaciones, para que no se pierdan nada de esta mágica aventura que, sin dudas, vale la pena. Ademas este viaje lo hicimos enteramente en auto, un especial #RoadTrip con todo lo que necesitas saber.

Omán es un país que se encuentra en la costa oriental de la península arábiga, limitando con los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, y Yemen. Omán es un sultanato, es decir que cuenta con un sultán que ejerce autoridad absoluta, junto con un pequeño parlamento con algunos poderes legislativos y de supervisión; pero en el país no existe una constitución. Sin embargo, más allá de esto, según índices internacionales, Omán es uno de los países más desarrollados y estables del mundo árabe, y un ejemplo a seguir para muchos de la zona. Es un país ideal para ir a recorrer, con un clima cálido de pocas lluvias, y tiene la riqueza de contar con zonas de llanura costera, desierto, cadenas montañosas, e increíbles ciudades. ¿Qué más podemos pedir?

Nosotros llegamos a Dubai por Emirates Airlines, y de allí fuimos en auto alquilado hasta Muscat (o Mascate, en español), cruzando por Hatta, en donde se puede visitar las Hatta rock pools de camino, unas piscinas naturales de agua fresca entre las rocas que son divinas y que podes recorrer en kayak.

Hasta Rock Pools

Moverse en auto es lo mejor en esta zona; nosotros alquilamos en una rentadora chica, ya que en las más grandes era demasiado caro el fee por cruzar la frontera de Dubai. Nos salió unos 400 dólares por trece días de alquiler, más un seguro para manejar en Omán que sale aproximadamente 80 dólares. Si bien no es súper necesario alquilar una 4×4 nosotros recomendamos hacerlo, porque en Omán hay lugares a los que no es fácil acceder en auto común, por lo menos en el recorrido que hicimos nosotros. La nafta es bastante barata; llenar el tanque de una camioneta salía unos 15 dólares. Eso sí: hay que llevar libreta de conducir internacional, porque si no es imposible alquilar.

Sobre la frontera en Hatta hay mucha información en internet, algunos dicen que llegando de Dubai no precisas visa, otros sitios venden una visa online que sale bastante cara y que demora días en emitirse. Así fue que sudamos la gota gorda durante los 200 km que te lleva llegar al border entre Dubai y Oman. Finalmente la frontera no fue nada difícil de cruzar y no precisamos ningun tipo de visa, lo que si precisas es un seguro para el auto que en nuestro caso (10 días) costó 80 dólares. Además, ¡manejar en Omán es súper seguro y las carreteras son un placer! De todas formas te recomendamos comprar un chip para poder navegar a través de Google Maps, ya que las autopistas y carreteras son muy grandes y si perdés una salida te cuesta un montón volver al punto inicial.

Rambla de Muscat

Al llegar a Muscat, la capital y ciudad más grande de Omán, nos sorprendió descubrir que, a diferencia de ciudades como Dubai, su patrimonio cultural está conservado enteramente, manteniendo una arquitectura y personalidad muy originales y hermosas. Muscat nos dejó la impresión de ser una ciudad mágica, con una rambla divina con cafecitos pintorescos, junto a la feria más grande de la ciudad y magníficos cruceros. Es realmente una ciudad llena de encanto, amplia, y enteramente de color crema; podríamos decir que parecida a Grecia, pero con arquitectura árabe.

rambla muscat
rambla Muscat

Allí visitamos también el Souq Muttrah, un bazar tradicional tipo mercado de cosas típicas, de gran influencia india, que es ideal para comprar algún que otro sourvenir para traer de regreso a casa. También pasamos por el Royal Opera House, el lugar más importante en Omán para las artes musicales y la cultura, que tiene una arquitectura que es de morirse. Y hablando de arquitectura, un paseo que nos encantó fue el de la Gran Mezquita del Sultán Qaboos, la mezquita más importante del sultanato de Omán; un lugar impresionante que no se pueden perder – aunque hay que planear esta visita con tiempo porque solo se puede ir de 8 a 11 am, y los viernes, día de rezos, cierra al público en general.

Gran Mezquita del Sultán Qaboos
Gran Mezquita del Sultán Qaboos

También se pueden visitar el fuerte de Al Mirani, el palacio Al Alam y ver desde lejos el fuerte Al Jalali, tres sitios que quedan casi pegados entre ellos y tienen una belleza muy particular. Allí mismo está el museo de Omán, y uno de nuestros cafés/restaurantes favoritos: Bait Al Luban Restaurant & Patisserie at the National Museum of Oman , en donde se puede disfrutar de una cena, o de los dulces espectaculares de la casa, la especialidad. El lugar es muy moderno y con una atención súper personalizada. ¡Amamos!

Al Alam Palace

Hablando de comida, tenemos que decir que para comer en la ciudad no hay muchos lugares que ofrezcan cosas realmente ricas; la comida en general de Omán no es la mejor, pero más sobre la zona de hoteles se encuentran restaurantes internacionales con mucha influencia de comida árabe, india y libanesa. Les recomendamos el restaurante Bait Al Luban at Muttrah que se encuentra en la rambla de la ciudad al lado del Souq Muttrah, un restó de comida típica omaní con una deco muy tradicional, que además permite disfrutar de la preciosa vista al puerto/rambla.

Bait Al Luban at Muttrah
Bait Al Luban at Muttrah
Bait Al Luban at Muttrah
Bait Al Luban at Muttrah

¿Donde quedarse?

Al Bustan Palace
The Ritz Carlton – Al Bustan Palace

En cuanto a hoteles para quedarse, nos encantó el Ritz Carlton  de Muscat, nombrado Al Bustan Palace; alejado del centro, con una vista hermosa y arquitectura despampanante, y varios restaurantes (nosotros probamos el Beach Pavillon que nos encantó, donde el menú es mayoritariamente carnívoro). El hotel se recorre en carritos de lo grande que es, y la habitación donde nos quedamos tenía piscina privada, lo que nos encantó, aunque debemos decir que la piscina principal también era de las más lindas. El spa del Ritz fue un deleite en donde tuvimos el placer de experimentar un masaje relajante de 60 minutos, ¡un placer después de recorrer la ciudad todo el día! Pero por si eso fuera poco, el hotel cuenta con un mini shopping allí mismo, con un montón de cosas auténticas para descubrir.

The Ritz Carlton - Al Bustan Palace
The Ritz Carlton – Al Bustan Palace
Desayuno • The Ritz Carlton – Al Bustan Palace
The Ritz Carlton - Al Bustan Palace
The Ritz Carlton – Al Bustan Palace

 

The Ritz Carlton • Al Bustan Palace
The Ritz Carlton • Al Bustan Palace

El W hotel fue uno de nuestros preferidos también. Es más céntrico, al lado del Opera House, y se distingue por su originalidad en el diseño, que es casi lúdico. El edificio es impresionante y la piscina también. Allí dentro, nos fascinó el restaurante CHAR, en donde quien lidera la cocina es un chef uruguayo, y tiene una carta alucinante, con comida tanto vegetariana como carnívora, pastas, y entradas para chuparse los dedos.

W Hotel Muscat
W Hotel Muscat
W Hotel View • Royal Opera House

De Muscat a Jabel Shams

De Muscat nos fuimos rumbo a Jabel Shams, el cañón más grande de Omán. Allí pasamos por Nizwa, una de las ciudades más antiguas de Omán, donde se encuentra el fuerte más grande y antiguo del país. La entrada para ingresar aquí es de las más caras de los fuertes en general, y una vez allí puede parecer que no vale la pena, pero realmente sí, desde afuera no te imaginas la magnitud del fuerte. Es una edificación impresionante, y se puede subir hasta arriba de las torres para contemplar todo el oasis de Nizwa. También tiene un mercadito de compras afuera que es divino, con objetos de paja y joyería antigua. ¡Lo único malo es que no hay muchos lugares donde comer!

Nizwa Fort
Nizwa Fort
Nizwa Fort
Nizwa Fort
Nizwa Fort
Nizwa Fort
Feria Nizwa

De allí fuimos al castillo Jabreen Castle, un castillo histórico construido en el siglo XVII por un sultán apasionado por las ciencias y el arte, lo que deriva en su belleza. Una de las salas más importantes del Castillo de Jabreen es el “Salón del Sol y la Luna”, un salón de recepción especial para invitados importantes que cuenta con 14 ventanas y un intrincado techo con diseños en forma de ojo.

Jibreen Castle
Jibreen Castle
Oman
Jibreen Castle

Luego llegamos a Jebel Shams, la montaña más alta de Omán con casi 3000 metros de altura, a 240 km de Muscat. Jebel Shams es realmente un cañón impresionante, con unas vistas espectaculares. La trilla del cañón es muy linda y hay distintos puntos de visualización que te los indican en los hoteles o en los mapas (viewpoints). Nosotros hicimos una que duró unas tres horas y media, y se llamaba “balcony view“. El camino no es fácil, hay que ir cómodo, y tiene unas subidas que te dejan sin aliento, pero es muy lindo. Además, durante todo el recorrido podés encontrarte las distintas cabras nativas, que son lo más tierno que hay. Hay que tener en cuenta que en Jebel Shams hace mucho frío, sobre todo en la noche. Así que, ¡a llevar abrigo como si fuera invierno!

Balcony View • Jabel Shams
Balcony View • Jabel Shams
Balcony View • Jabel Shams
Balcony View • Jabel Shams

Ahí te podes quedar a dormir en carpa (en Omán es legal acampar en casi cualquier lugar, y hay mucha gente que lo hace, ¡por lo que también es muy seguro!), o como hicimos nosotros, hospedarte en el Sama Resorts, una cadena que se encuentra en todos los puntos claves de turismo de Omán, lo que está buenísimo. Es súper lindo y bien organizado, y en el caso de Sama Heights Resort en Jabel Shams queda prácticamente al lado de la entrada a la trilla del cañón. El alojamiento incluye el desayuno y la cena, y la comida del hotel que es tipo Buffet nos encantó. Las habitaciones están bien ambientadas, son de piedra y tienen aire acondicionado, y un balcón divino con posibilidad de prender un fuego afuera. Sale aprox 150 dólares la noche.

Sama Heigths
Sama Heigths
Sama Heigths

De Jebel Shams nos fuimos al Fuerte de Bahla, una fortaleza declarada patrimonio mundial por la UNESCO, pero que actualmente está cerrado por reparaciones por los próximos 3 años, así que solo puede verse de afuera.

Fuerte de Bahla
Fuerte de Bahla
Fuerte de Bahla

A esta altura ya queríamos descansar un poco, y ¿qué mejor que un hotel luxury en el medio de las montañas? Nos fuimos a Alila, un hotel impresionante de diseño innovador y lujo artesanal en una ubicación única y con una gran hospitalidad. El spa aquí también es buenísimo. Una tremenda experiencia tanto por el lugar como por la comida, que también destacamos. Hay que tener en cuenta que sólo se puede entrar con 4×4 o sino pedirle al hotel que te vaya a buscar al checkpoint.

Alila Hotel
Alila Hotel
Alila Hotel
Alila Hotel
Alila Hotel
Alila Hotel
Alila Hotel

De Alila nos fuimos a otro hotel Sama, el Sama Al Wasil Desert Camp, el cual se encuentra en el desierto de Al Wasil. El hotel es divino, tiene tanto glamcamping como casitas para quedarse con una decoración típica del lugar, la comida también muy buena y con muchas opciones vegetarianas. El lugar, por supuesto, también es impresionante, con unas dunas increíbles, donde ver el atardecer es maravilloso, contratar en el hotel paseo en camello, hacer dune bashing en 4×4 o cuatriciclo, entre otras cosas que están buenísimas. Este paseo nos pareció divino, y si bien nos quedamos solo una noche, recomendamos dos.

Sama Al Wasil
Sama Al Wasil
Sama Al Wasil

De Al Wasil fuimos rumbo al sur, en donde están las reservas de tortugas y se puede ver el desove de las tortugas marinas, uno de los mayores espectáculos naturales que regala este fascinante país y que atrae cada año miles de turistas. Nosotros no nos quedamos porque no era la temporada adecuada (el desove de tortugas sucede entre julio y octubre), pero si van en esas fechas, pueden quedarse en el Sama Resorts que mencionamos antes y que también tiene hotel aquí, o en el Turtle Beach Resort que es un hotel muy lindo que también recomendamos.

De vuelta a Muscat, se puede pasar por Wadi Shab, un lugar de trekking que tiene unas piscinas naturales espectaculares, y/o por Bimmah Hole, que es un hoyo natural contra un fondo montañoso con aguas cristalinas, que hace una especie de piscina natural muy linda. En los dos lugares hay bastante gente, por lo que recomendamos que los paseos los hagan temprano y con tiempo.

Bimmah Hole

¡La verdad que nos fascinó Omán! Desde la historia de su sultán, lo amable que es la gente (son muy cordiales y educados), la cultura, el patrimonio arquitectónico, y por supuesto la diversidad de paisajes naturales; todo en este país es único y maravilloso, con el encanto de un lugar que parece haberse quedado en el tiempo. ¡Ya queremos volver! Y ustedes, ¿se animan a ir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Instagram

Ir a Arriba