Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Un viaje gastronómico por el mundo, sin salir de Montevideo

en Arte y diseño

Dicen que una de las formas en que se conoce un país es a través de su comida. Y por suerte para aquellos que no podemos viajar tan seguido como quisiéramos, la oferta gastronómica internacional está creciendo cada vez más en Uruguay, lo que nos deja como resultado muy buenas opciones a la hora de salir a comer y trasladarnos al menos por un ratito a otras tierras por medio de esos sabores característicos.

HAWAI

Nuestra primera parada en este recorrido es Hawai, sí, esa isla del Pacífico amada por los surfers y que tantas veces vimos como destino de bodas. La de tradiciones milenarias, volcanes activos y danzas coloridas. Como la mayoría de las islas, su comida se basa casi toda en pescado, y fueron justamente los pescadores quienes inventaron el plato del que les vamos a hablar. J.M Leccieder, Rafa Unilla y Andrés Martínez andaban de viaje por California cuando dieron con una preparación desconocido para ellos: el poke. Esta suerte de ensalada colorida que fue furor en las redes el verano pasado es originaria de Hawai, y con el tiempo tomó influencia de la cocina japonesa y llegó a Estados Unido, y luego al mundo entero. No, no es sushi, tampoco es ceviche, es un poke. Si bien lleva pescado crudo, se marina en una salsa específica de aceite de sésamo y salsa de soja, y entre las bases podemos encontrar arroz de grano corto que es el que se utiliza para el sushi. La diferencia con este plato es la elaboración y la técnica para cortar el pescado en cubitos, que no es nada fácil si no se tiene el conocimiento.

¿Cómo preparar un poke? Lo primero es la base, los chicos de Ola Poke, tienen diferentes alternativas de las que se puede elegir hasta dos: arroz de grano corto, arroz integral, kale, mix de verdes o quinoa. Luego, viene la proteína y podemos optar entre pulpo, camarones, atún, salmón, tofu o garbanzo. La cantidad de proteína la miden en cucharas y ellas determinan en tamaño del poke, dos es uno chico y cuatro es uno grande. Una vez listo este paso, pasamos a los toppings y acá podemos jugar con los gustos y colores que ofrecen, desde lo más clásico hasta lo más jugado. El paso tres son las salsas, y si bien todas tienen base de soja, hay una variedad que podes elegir: desde la tradicional hasta la picante, pasando por la dulce.

La especialidad de la casa, la Spicy Adrulezo es una creación del maestro Rafa, y una gran recomendación. Si estás buscando algo más jugado y natural, también podés optar por pulpa de maracuyá y mango. Por último, van los condimentos: sal marina, semillas de sésamo, algas nori o wasabi. ¡Listo! Tienes tu poke armado. Si aún no los conocen, vayan a cualquiera de los dos locales de Ola Poke y pidanse uno, les prometemos que por un ratito van a sentir el sonido de las olas y un ukelele de fondo.

FRANCIA / ITALIA

Seguimos el recorrido pero cambiando de continente, 879 House en el corazón de Pocitos nos acerca lo mejor de la cocina europea. Con un menú para cada ocasión se puede comer increíbles platos en un lugar con una ambientación que te hacen soñar que estás en uno de esos restaurantes pequeños en una ciudad como Francia, mientras te tomas un chocolate caliente con waffles; o en Italia mientras saboreas los ravioles hechos a mano de espinaca y ricota con salsa de puerros.

El clásico brunch (ese invento que importamos de Norteamérica y nos viene bárbaro como excusa para disfrutar un rato más la cama los fines de semana) también lo podés encontrar en 879 House: para beber hay cafés en sus diferentes variedades hasta algún trago con alcohol para los más jugados, se puede incluir huevos revueltos y luego comer todo lo que quieras de la mesa de ensaladas y la mesa dulce. Todo, absolutamente todo lo que sirven es hecho en su cocina con ingredientes frescos y de excelente calidad.

INDIA

Ahora nos vamos a la India de la mano de la ingeniería de Aparna Soni, quien se vino a Uruguay hace más de cinco años cuando transfirieron a su esposo. Como sabía que aquí se le iba a complicar conseguir especias e ingredientes, se vino preparada. Si bien al comienzo solo cocinaba para amigos, estos la fueron alentando a que le llevara sus sabores a los montevideanos, y así fue que comenzó con cenas a puertas cerradas y servicios de catering. Con el tiempo, la clientela se hizo cada vez más grande y comenzaron a preguntarle a Aparna para cuándo se venía el restaurante. Aquellos amigos que la impulsaron en un inicio, fueron quienes ayudaron a pintar los murales del Moksha, el local que abrió el año pasado en Obligado 937. La comida hindú es de las que más transmiten con los sentidos: el tacto, ya que por lo general se come con la mano; y el olfato son los encargados de sumergirnos en una experiencia diferente, sobre todo para una sociedad bastante conservadora como la nuestra, que gracias a los jóvenes viajeros e inquietos y a los inmigrantes está ampliando su paladar.

No te dejes intimidar por los nombres desconocidos o el picante, Aparna es consciente del miedo que le tenemos los uruguayos al picante y adapta la comida a la tolerancia del comensal. En su mesa podés probar entradas como chole bhature, un plato típico de las calles del norte de India que se trata de la combinación de chole (garbanzos especiados) y bhature (pan frito hecho con harina de maida, una harina de trigo finamente molida sin salvado). Otra opción es animarse al chole tikki, que son tortitas de papa servidas con un curry especiado de garbanzos con salsa de menta y tamarindo.

Dentro de los platos principales, podemos encontrar algunos con carnes y otros vegetarianos. En cuanto a estos últimos, uno muy bueno es kadhai paneer: una delicia del norte de la India, queso casero cocinado con especias frescas asadas y un sabor distintivo a morrones y cebollas. Otro es el del makhni: cinco tipos de lentejas cocidas en un suave picante con una cremosa salsa de tomate y un toque de manteca, junto con arroz aromatizado. Para los que buscan carnes, se cocina con pollo o cerdo, porque recuerden que para la cultura hindú, la vaca es un animal sagrado así que no verán nunca en sus menús platos con carne vacuna. Pueden optar por un chicken malvani, que es un pollo cocido en salsa a base de coco y cebolla con especias asadas; el malvain curry, que es un curry suave en picor a base de coco; o un  chicken tikka masala, que es un pollo en pedazos suculentos marinados con yogur y especias tikka masala con tomate, cebolla y cajú curry.

Sí, un montón de nombres nuevos y sabores exóticos que nos llaman la atención. Animarnos a salir de nuestra zona de confort y probar nuevos platos es parte de empezar a conocer otras culturas, y de iniciarnos en un viaje gastronómico que no demanda pasaporte al día. Por aquí cerramos este primer viaje culinario por el mundo, sin salir de Montevideo. ¡A nosotros ya se nos antoja todo! ¿Y a ustedes?

Artículo por Karen Fabregat

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Arte y diseño

Ir a Arriba