Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Matteo Boffano

Retratos de una boda en épocas de pandemia – Mateo Boffano

La situación sanitaria que le ha tocado enfrentar no solo al país, sino al mundo entero frente a la llegada del COVID 19 ha movido los cimientos de todo lo que creíamos que era seguro y estaba establecido. Sacudió a las industrias dejando en evidencia lo que estaba obsoleto, mostrando grietas que iban más allá de un simple parche momentáneo. Pero también, nos ha dado oportunidades únicas. Es el caso de Boffano Studio, que logró viajar al otro lado del mundo, siendo nuevamente el elegido para una “boda de destino“

Art. por Karen Fabregat

El sector de las fiestas y eventos, es uno de los que incluso hoy en nuestro país sigue sin reponerse del todo. Por razones tal vez obvias, -los uruguayos festejamos a lo grande y nos gusta reunirnos en familia y con amigos-. El problema está claro, en que mientras sigamos luchando con esta pandemia, no sería muy adecuado juntar a cuatrocientas personas para celebrar una boda. 

Sin embargo, en otras partes del mundo, se está retornando poco a poco a lo que se puede llamar una “normalidad”. En España y Francia se han celebrado bodas, en las que Mateo Boffano, uno de los fotógrafos uruguayos más solicitados del sector bodas, tuvo la oportunidad de inmortalizar hermosos momentos. En una charla que mantuvimos nos contó cómo fue esta nueva aventura en plena pandemia.

Matteo Boffano 

Caí en la cuenta de la diferencia horaria, cuando de fondo a la voz de Mateo escuchaba grillos y acá en casa estaba cayendo la tarde. Tal vez es que nos estamos acostumbrando nuevamente al poder viajar, y pequé de no notar que mi interlocutor estaba del otro lado del mundo, en un lugar mágico. 

Boffano Studios ya ha realizado bodas de destino, es decir, bodas en otras partes del mundo, siendo algunos de los destinos elegidos Nueva York, Cartagena, Minnesota, Toulouse, Madrid, Stavanger, entre otros. Para el 2020 tenían dos bodas concretadas: Italia en Mayo y Segovia en Setiembre. Con lo sucedido, la boda de Italia se pasó para Setiembre y cuando el equipo comenzó las coordinaciones del viaje, se le sumaron dos bodas más. “El día que llegamos a europa, sabíamos que había una sola boda confirmada. Las otras estaban en duda” nos cuenta. Al final, la boda de Italia no se realizó porque en el país les pedían catorce días de cuarentena al llegar y no le daban los tiempos para asistir a las demás. 

La primera celebración a la que les tocó ir, fue en el pueblo de Houlgate, en Normandía Francia: una pareja que se había conocido trabajando en Francia hacía siete años. Se casaron en un lugar con historia, que quita el aliento al verlo. El Chateau de Tilly fue el escenario para la boda íntima, construido en 1530 y con 400 hectáreas de terreno, fue un regreso mágico para el equipo Boffano. “Es algo irreal para mí, lo hablo con colegas. No lo puedo creer. Es un mimo al alma estar acá después de todo lo que pasamos” nos cuenta.  

Algo que quisimos saber fue, cuales eran las diferencias, -si había- entre una boda en Europa y una en nuestro país. Mateo nos respondió que al uruguayo, o al rioplatense en sí, le gusta festejar a lo grande y la fiesta en el momento clave. En cambio el europeo festeja más en la intimidad. “Las bodas que tenemos en uruguay en promedio son 200 – 300 personas, y en europa 120 ya es un montón. Por lo general son 80/90 personas” También sucede como en las películas de Hollywood, que vemos siempre a un padrino hablar, y contar anécdotas, o leer cartas. Eso es real, pasa en serio y es uno de los momentos que más priorizan los novios, de la misma forma que hablar con los invitados. En la boda en Normandía mientras cenaban, se propuso un juego: mediante una app que tenían todos los invitados, se proyectaban en una pantalla gigante preguntas sobre los novios. Según nos dicen, fue un momento muy divertido. También suceden incomodidades mientras se dan los speeches, una metedura de pata por parte de quien está dando un discurso lleva a un momento de incomodidad. 

Matteo Boffano

De Normandía el equipo de fotógrafos y videografos se fue al próximo destino: España, específicamente Asturias, con motivo de una preboda y boda de dos españoles. Le consultamos a Mateo, cómo era moverse entre aeropuertos en pandemia y nos contó que cuando llegaron, el equipo tomó la decisión de evitar los aeropuertos y las aglomeraciones, y alquilaron un auto para moverse por las ciudades. ¡Van a finalizar el viaje habiendo recorrido 4700 kilómetros en auto! “Es divertido viajar en auto, me encanta” es su respuesta ante mi voz de incredulidad por lo que me cuenta. Para que se hagan una idea, según Google desde Montevideo hasta Artigas, por la ruta Nro 5 hay 587 km, que sería lo más recto. Si se opta por la Ruta 2, bordeando casi el litoral oeste del país, son 715 km. 

Nos contó que en cuanto a protocolos, al llegar a España, en el aeropuerto hay que bajarse una app en la que mediante un código QR dejas disponible toda tu información personal, donde vas a estar, etc. “Nunca fuimos a una ciudad grande, ahora estamos cerca de Barcelona pero no vamos a ir, estuvimos cerca de París, a Madrid vamos a ir solo al aeropuerto. Siempre estuvimos en ciudades chicas, la más grande quizá fue Burdeos o San Sebastián. Mi primera impresión cuando llegué a España fue un poco fuerte, porque todo el mundo en la calle usa tapabocas obligatoriamente. Algo que en Uruguay no pasa” 

No sé ustedes, pero a mi me generaba mucha curiosidad saber cómo viven ellos las horas entre las bodas. Se están moviendo por carretera para evitar trenes y aglomeraciones, así que asumí que entre las celebraciones deberían de tener suficiente tiempo como para llegar de un lugar a otro. Mateo me lo confirmó. Es más, nos contó que en Europa es vital llegar con unos días de antelación para conocer el terreno. No es como en nuestro país que son más o menos los mismos lugares de siempre, que el equipo ya conoce por que ha ido en alguna otra oportunidad. “En Europa sobretodo en las iglesias, nunca sabes como te podes mover. Hay lugares donde no podés llegar al altar o no podés moverte. Entonces está bueno hablar antes con el cura o con alguien que nos diga donde podemos estar y donde no”. Lo mismo sucede con el entorno, así como los pilotos hacen vueltas de reconocimiento antes de una carrera, este equipo de trotamundos, llegan días antes para conocer el entorno y moverse con soltura. 

 

View this post on Instagram

 

Gracias por esta oportunidad y sobre todo por estos tiempos. Mi primer boda post covid! #boffanostudios #destinationwedding

A post shared by Mateo Boffano (@mboffano) on

Si ya conoces a Mateo Boffano de antes, sabes que a donde vaya, ya sea de vacaciones o por trabajo siempre pero siempre, va a hacer unas fotos espontáneas espectaculares. Cuando le pregunté por esta manía si se quiere, me dijo que es un “enfermo de la fotografía”, para mi es la pasión con que lo que hace. Se inició en esta profesión casi que sin querer, un joven encargado de sacar las fotos de las vacaciones con sus amigos, buscando que luego, años después cuando se mirasen esas fotos, pudieran viajar a ese momento, y revivirlos en formato de recuerdos. A medida que iba pasando el tiempo, más gusto le iba agarrando. Su primer boda fue la de su tía y tal vez fue ese el puntapié que determinó lo que es hoy. Si tenemos en cuenta que desde el momento uno, su idea era capturar momentos para ser recordados luego, no es de extrañar que estando de vacaciones o en su día de descanso en un hermoso lugar, se acerque a las parejas y les pregunté si quieren hacer unas fotos. 

Entre las bodas de España, se reunió con una pareja amiga que estaba viviendo en Barcelona hacía unos años y aprovechó a hacerles unas fotos. “Me gusta mucho trabajar con personas y conocerlas. Siempre que ando por ahí y veo una pareja les digo que soy fotógrafo de bodas y si quieren hacer unas fotos y la gente se copa”. Ahora bien, estamos hablando de que su misión es retratar momentos, y le pregunté cómo fué a nivel personal y profesional trabajar en una boda en pandemia. Me contó que no fue algo fácil, que cuando llegó a España y vió que estaba todo el mundo de tapabocas le generó una angustia por la situación, pero que luego de estar unos días en el lugar y ver que la gente sigue, que se adapta al hecho de usar tapabocas y las demás limitaciones que tiene la post pandemia, lo asimiló mejor. 

Al momento de trabajar en las bodas, fue algo curioso porque ellos tuvieron que estar todo el tiempo con tapabocas, y nos cuenta que para ellos es muy importante demostrarle a la pareja y los invitados que están bien, que están alegres y que le ponen toda la energía al momento. “Con la sonrisa yo te demuestro aceptación, que salió bien la foto o te pido que hagas algo. O que vean que estoy contento, porque estando de tapabocas parece que estás serio todo el tiempo!” para evitar eso, aprovechaban a moverse al son de la música y mezclarse con los invitados y su energía “eso se refleja en las fotos”. 

“Que salga el tapabocas si en la foto, la realidad es esta y no estaría bueno ocultarla” fue su respuesta cuando le pregunté si el foco cambia cuando tenemos el tapabocas puesto. “Cuando retratamos a los novios, le quitamos el tapabocas. Con todas las medidas obviamente, lejos de los invitados. Pero en la iglesia, sobretodo en la ceremonia tratamos de enfocarnos más en las miradas, en los gestos con las manos” 

Boffano Studios se caracteriza por el lazo que genera con los futuros novios. Por conocerlos de antemano, saber su historia y acompañarlos en el proceso. Parte asumo que viene de esa forma de ser de Mateo, por eso no me extrañó para nada cuando me contó que durante estos meses de incertidumbre en nuestro país, en que el sector fue uno de los más golpeados y muchísimas parejas tuvieron que posponer su gran día, ellos estuvieron acompañándolos. Más allá de que les hicieron llegar un pequeño regalo a los novios 2020 “estar en sintonía con ellos es muy importante para nosotros”, generales la tranquilidad de que se hará lo posible porque la nueva fecha les sirva a todos. También se unieron con colegas y realizaron piezas audiovisuales recopilando trabajos que habían hecho juntos, como forma de enviar un mensaje de unión también. Viendo estas acciones, reconocí muchos momentos espontáneos, y le pregunté si lo espontáneo siempre es mejor. “Robada, puede salir un poco movida, o desenfocada, pero transmite, que es lo importante”. Me habló de lo que él le llama “la foto después de la foto”, que es ese momento en que después de una foto con pose, los retratados con la certeza de que Mateo bajó la cámara porque ya cumplió con su misión, se sueltan, y ese es el momento que le gusta capturar. “Por ejemplo en la boda en Normandía, viene la novia y me pide una foto con la madre. Yo se la saco y espero, porque ahí después de la foto, viene un abrazo, o un beso. Y esa es la foto.”

 

View this post on Instagram

 

Luego de un viaje largo es lindo encontrarse con amigos como estos! Gracias por animarse a las fotos! 🙌🏻🙌🏻

A post shared by Mateo Boffano (@mboffano) on

Para terminar, y parafraseando un poco lo que me acababa de contar, le pregunté cuál creía él que sería “la foto después de la foto” de lo que estamos viviendo hoy. Su respuesta fue esta:

“Así, medio que pensando viendo las estrellas creo que después de la incertidumbre, de la molestia y el mal humor que pasamos, la gente se va a dar cuenta que esa foto, esa formalidad de tener que hacer las cosas como se hacían antes no es lo importante y que lo importante es festejar el amor. Vivir el momento, sí es cliché, pero si es cliché es por algo, es porque es verdadero. Que se dejen de dar vueltas, que sepan que festejar el amor es con tus seres queridos, que un día pueden no estar y nosotros somos los responsables de retratar ese momento, para que después los hijos y los nietos puedan ver cómo fue un simple día de festejo. Festejo de algo que se dió, que es difícil que dos personas se quieran tanto que quieran pasar el resto de la vida juntos. Hoy en día cada vez es más difícil. Creo que eso es lo más bonito de todo, que la gente se de cuenta que están festejando el amor de dos personas y la unión de dos familias. Acercarte más a tus hermanos, a tu madre, a tu padre a tus abuelos. Lo importante no es hacer un casamiento tan grande, sino  simplemente festejar con tus seres más queridos y con eso, vas a disfrutar al máximo”.

Después estas palabras, que son un rayo de luz sobre lo que realmente importa, y que es algo que esta situación nos ha dejado, te recomiendo que termines de leer y llames a tu abuela, a tus padres, hermanos o pareja y le digas cuánto lo querés. (heart)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimos de Entrevistas

Ir a Arriba