Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Tres prendas que impulsaron el empoderamiento femenino

en Moda

El rol de la mujer fue evolucionando a lo largo de la historia y -por suerte para nosotras- la revolución es cada vez mayor. No es que nos acostumbremos pero seamos sinceras: ya no nos sorprende ver de pie a cientos de mujeres marchando contra la violencia de género o exigiendo igualdad de derechos. Sin embargo, hace un tiempo atrás, la lucha comenzó puertas adentro y unas cuantas heroínas silenciosas empezaron a delinear este camino que hoy adquiere cada vez más logros a nivel mundial.

De una punta a la otra, las mujeres de Arabia Saudita logran una ley que les permite conducir en las calles, mientras que en Argentina los pañuelos verdes pelean contra viento y marea por un aborto legal, seguro y gratuito. ¿Cuándo creen que empezó la revolución? ¿Quiénes fueron esas primeras empoderadas? ¿Qué factores impulsaron la emancipación? Puede que suene banal pero la moda también aportó su granito de arena para apoyar a los cientos de miles de millones de mujeres alrededor del universo. Algo tan cotidiano y normal como puede ser una prenda de ropa nos permitió expresar nuestra individualidad para pararnos fuerte ante una sociedad reacia a aceptar un hecho que acabó siendo irremediable.

Algunos historiadores y otras personalidades destacadas del mundo de la moda reconocen tres prendas que cambiaron la historia de la mujer: el pantalón, la minifalda y el bikini no solo transformaron el rumbo de la moda sino que contribuyeron a un género libre y sin tabúes. Aquí unas pequeñas historias que nos enamoran!

El pantalón

 

El pantalón de mujer fue creado nada más y nada menos que por la gran Coco Chanel en los años 20, una novedad realmente revolucionaria en tiempos en los que la policía detenía a las mujeres que vestían bombachos para andar en bicicleta por considerarse un atuendo indecoroso. Pero la verdadera popularización del pantalón llegó tras la Segunda Guerra Mundial en todas las clases sociales, cuando se necesitaba de las mujeres para trabajar en labores que normalmente desempeñaban los hombres ausentes por el conflicto bélico.

Levi’s Srauss fue una de las primeras marcas en recoger el guante de esta moda cuando luego de 75 años de su fundación creó la línea Lady Levi’s.

Si bien hoy en día es una prenda común y alabada en nuestro guardarropa, el marcó un antes y un después en la lucha femenina por la igualdad de género. Esta prenda dejó de ser capital masculino para abrir paso un símbolo de poder político y libertad.

El bikini

Sí, para sorpresa de muchos el bikini llegó antes que la minifalda cuando un ingeniero francés llamado Louis Réard descubre en París un traje de baño catalogado como “explosivo” allá por el año 1946. Para nombrar su descubrimiento, Réard se inspiró en Bikini Atoll, nombre del lugar donde se realizaban las pruebas para la bomba atónica durante los años de pos guerra, presentándolo en la piel de una bailarina de 19 años, Micheline Bernardini, que pronto se convirtió en portada de todos los diarios del mundo. Por supuesto que la llegada del bikini fue todo un acontecimiento y despertó mucha polémica. La influencia de la Iglesia Católica sobre los gobiernos de Italia, España y Bélgica hizo prohibir su venta, mientras que en Francia solo se permitía su uso en las playas del Mediterráneo.

Hasta ese momento, nunca antes las mujeres habían enseñado al público su ombligo. Pero el descubrimiento de Louis Réard también dejaba al descubierto gran parte del trasero siendo también el inventor de la tanga.  

Habrá que esperar algunos años para ver la popularización del traje de baño en dos piezas, y en ese camino, mucho tuvieron que ver las grandes transgresoras de la época como Marilyn Monroe o Brigitte Bardot.

La minifalda

Su aparición tuvo lugar en los años 60 y provocó un fuertísimo impacto en la sociedad ya que esta prenda dejaba ver por primera vez las rodillas de las mujeres mientras caminaban por las calles. Si bien su creación se atribuye a la británica Mary Quant, hay quienes también mencionan al francés André Courréges, pero más allá de ponernos de acuerdo en quién fue el inventor, lo cierto es que esta prenda significó una rebelión que reivindicó la sensualidad de la mujer. A partir de 1965, la mini comienza a verse más y más por las calles de Londres y París, mientras que en otros países como Holanda era considerada un símbolo de provocación y prohibida durante varios meses.

Rápidamente, el fenómeno de la minifalda trascendió las fronteras europeas para llegar a Estados Unidos de la mano de Mary Quant y asentarse con fuerza durante la cultura del pop cuando las jóvenes sedientas de libertad apostaban a un look más osado.

Como verán, la moda significó un medio para contribuir a la liberación de la mujer en tiempos en los que la lucha se hacía cuesta arriba. Salir a la calle con una mini solía avergonzar a las familias más conservadoras, y ni hablar, de cruzarse por la playa a una joven en “paños menores”. Poco a poco, el clóset comenzó a abrirse y las mujeres se animaron a vestir prendas que hablaban mucho más que de moda. Estas tendencias trascendieron el universo fashion para convertirse en verdaderos hitos que inspiraron la revolución femenina. Adoramos!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Moda

Ir a Arriba