Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Elien

Elien, la exclusividad de un atelier francés en Punta Carretas

en Diseñadores/Moda

Si de algo estamos seguras es que cuando se trata de una fiesta, las mujeres entramos en crisis con el clásico “qué me pongo” al menos un mes antes. No solo porque nos gusta vernos bien, sino porque hemos aprendido que con una prenda podemos expresar nuestra identidad. Como cada una de nosotras es diferente, es todo un desafío encontrar esa pieza que nos guste y nos siente bien. Ni hablar de ese momento incomodo en el que llegamos al evento y nos cruzamos con alguien que está con el mismo vestido… ¡Fail!

Elien

Imaginemos lo difícil de esta tarea con la cantidad de tiendas nuevas con propuestas interesantísimas -¡estamos agradecidas!- y el continuo desembarco de marcas internacionales en nuestro país. Si a eso le sumamos la indecisión de no saber qué es lo que tenemos ganas de usar, se vuelve todo un momento de estrés. Pero para salvación de todas existe Elien. Este atelier ubicado en pleno Punta Carretas tiene diseños increíbles, y como no podía ser de otra manera, detrás de ellos está el talento de una mujer, Eli. Tuvimos el placer de hablar con ella y nos contó los comienzos de su carrera como modista de alta costura, su propósito con la marca y lo que se viene para el verano. Además, nos comentó que la marca está desde 2010 y estuvo sola hasta 2016 que se sumó Nati.

Elien -que viene de Eli–  es todo lo que quería brindarle a la mujer”, nos cuenta la creadora.

Elien
Atrás de la marca

Cuando ingresás a la tienda, te sorprende que es atendida por su dueña, no hay vendedoras, así que le consultamos el porqué de esto y nos dijo que prefiere ser ella misma quien atienda a todos los que ingresan en busca de una prenda. Su larga trayectoria en la industria de la alta costura le ha otorgado, entre otras cosas, la ventaja de poder entender lo que la persona está buscando solo con un par de preguntas. La capacidad de escucha a un cliente es sumamente importante y Eli lo sabe. “Muchas chicas me dicen ‘¡me captaste al toque!’ Y es que sí, te escucho un ratito y ya se lo que querés. Enseguida entiendo lo que están buscando”, cuenta. Sin duda, la experiencia de compra que se tiene en Elien es uno de los grandes diferenciales de la marca. “Las mujeres queremos que nos mimen, nos escuchen y nos entiendan, y eso es lo que yo quiero con Elien. No me interesa venderte un vestido, me interesa que te lleves tu vestido, que estés cómoda, que salgas de acá feliz”.

-¿Dónde estudiaste diseño de moda?

Estudié con Delego y Lagarrigue, unos argentinos, porque estuve un tiempito viviendo en Buenos Aires. Mi profesora de corte y confección era una argentina y me fui apoyada por ella, pero estuve poco allá. Lo que tengo te diré que es casi nato.

Elien

-¿Trabajabas de modista?

Sí, de modista de alta costura pura. Como tenía a mis hijos chicos no me quise apurar. Siempre estuvo la idea de poner una casa porque quería dar lo que tengo para brindar, pero se fue postergando. Cuando crecieron dije ‘llegó el momento, nadie me detiene y de acá no me voy’.

Mientras nos cuenta sobre cómo surgió la marca, entre su sonrisa es claro ver cómo el amor por sus clientas se transmite en todo lo que hace. Eli tiene vocación de servicio y la capacidad de escuchar, algo que es difícil de encontrar. Sin duda, la experiencia de compra en Elien es de las más reconfortantes y placenteras. Más del 50% de sus clientes, se hacen los vestidos de fiesta a media, ya que se les permite elegir telas, mezclar modelos, y por supuesto que ante la duda, brindar asesoramiento personalizado. Según el cuerpo, por ejemplo, es donde la experiencia de la diseñadora entra en rol y te dice qué es lo que se debería o no utilizar para estar impecable. “Las edades de quienes compran acá, por el estilo de vestido que estamos manejando, son de 16 años en adelante. Nos pasa que las jóvenes quieren ver al vestido, no tienen la experiencia para imaginarlo, salvo alguna muy especial. Entonces, si no tenemos justo lo que está buscando, le digo que pase la semana siguiente que entran y ahí puede verlo y probarlo. Si no le gusta en ese color, lo hacemos en otro, si no le gustan los breteles los cambiamos, le damos lo que quiere. Incluso me ha pasado, de acompañar a comprar telas, cuando las que tenemos no les agradan y veo que la persona no sabe o duda mucho, trato de evitarlo porque lleva mucho tiempo, pero me ha pasado”, dice Eli.

-¿Como ves la evolución de las mujeres acá en Uruguay?

Las chicas cada vez se cuidan más, se preocupan por lo que se ponen, cosas que antes no pasaba tanto. Ahora vienen clientas muy jóvenes a comprar, que se ocupan más de verse bien, lógicamente que las madres tienen mucho que ver en eso, las asesoran, las acompañan.

-Y se preocupan porque lo que se pongan no lo tenga otra, ¿no?

Acá que es tan chiquito, tratamos de cuidar eso. Hay vestido que tenemos que repetirlos porque son un hit, pero no los repetimos en el mismo color por ejemplo, salvo que alguien lo pida específicamente. Si es un vestido estampado es único, si es bordado es único. Y eso sí que importa. Nosotros atendemos mucho hermanas de novias, de quinceañeras, madrinas de bodas, y lo primero que nos preguntan cuando ven un vestido que les gusto es “¿hiciste muchos de estos?”. El deber es decirles la verdad, yo no les miento. Si hice dos vestidos les digo, hice dos. Y si me piden uno igual a otro no lo hago, o por lo menos no hasta que la fiesta anterior pase. De todos modos, nunca son iguales.

Elien

-¿Cuántos días te lleva el proceso entero de elegir y elaborar un diseño?

Eso va a depender mucho del cliente. Nos manejamos en base a sus necesidades. Tú venís y me decís “tengo una fiesta en un mes o dos meses”, vamos despacio, tranquilos. Pero también me ha pasado que vienen y me dicen “en tres días tengo un evento” y ahí corremos (risas), pero no la dejamos sin vestido. Nunca nos hemos atrasado en una entrega”.

Hablando sobre cómo es la mujer uruguaya que se va a casar, Eli nos cuenta que es más bien recatada. Si bien cada una tiene una identidad particular, y podemos encontrar alguna más jugada, en la generalidad las uruguayas son más bien clásicas.

-¿Te tocan muchas novias?

No, no quiero dedicarme fuerte a novias, no quise nunca, aunque ocasionalmente hago y de hecho ahora para febrero tengo una. Me gusta mucho más la fiesta… Tenes que tener mucha gente que trabaje contigo para poder cumplir a las novias, y yo no quiero manejar mucho personal acá dentro. Además todos los vestidos que hacemos de la línea seda no salen de acá. Se hacen acá, en nuestro taller. Lo único que no se hace todo es la parte de lino, que algunas prendas van a un taller, pero no todo tampoco. Los vestidos de fiesta se van de acá cuando la persona se los lleva.

Elien

-Tema talles, debatido. ¿Tenés talles para todas?

En lo que es ready to wear digamos, Elien está manejando talles desde que se comenzó. Pero en lo que es fiesta, como hago un vestido de cada uno, no puedo tener diferentes talles. Si la persona quiere ese vestido que vio, que le encanto, yo se lo llevo a su talle y te puedo asegurar que le queda perfecto. Es algo que lo hago personalmente. Lo mismo si hay que achicar, si el vestido queda enorme, te lo marco en el momento y lo llevo a tu talle.

-Esos son los años…

No solo los años, es haber trabajado la vida en esto. Te miro y se lo que necesitas, te pongo un vestido y te lo dejo perfecto. Son cosas que solo la experiencia te da.

Con Eli podemos conseguir lo que una chica quiere, así como en una peli pero en la vida real. Su calidez y experiencia hacen que puedas encontrar esa pieza que sea perfecta para la ocasión, tu estilo y tu cuerpo, con el agregado de que vas a ser la única que la posee. La exclusividad es uno de los pilares de esta marca, no por nada lleva casi 10 años en el mercado y la visitan mujeres de todas las edades.

¿Lo que podes encontrar este verano en Elien? Según nos cuenta su fundadora, “el diseño queda para las chicas jóvenes, esta casa busca lo clásico y elegante, siguiendo la moda con piezas contemporáneas y de excelente calidad. Algo que puedas usar muchos años por el tipo de tela o la paleta de colores que es más bien calma. No quiere decir que no haga una prenda un poco más loca, se salpica siempre con algo así”.

La marca ha evolucionado desde lo clásico a lo más glamoroso y un poco más versátil, algo que no solo podes usar en la oficina o en la cotidianidad, sino en un evento. “Quiero enfocarme en que no sea solo el gasto, sino una inversión”, dice Eli mientras comenta que la temporada se queda en Montevideo y cierra los primeros 15 de enero, así que si todavía no sabes qué te vas a poner para ese casamiento especial, no dudes en pasar por el atelier y pedirle asesoramiento. Sí, un motivo para darte una vuelta, sin excusas. O con.

Artículo por Karen Fabregat

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Diseñadores

Ir a Arriba