Spreading Fashion Innovation, Captivating People

Eka, una miss de la fusión gastronómica

en Lifestyle

Simpática, alegre, energética e interesante. Esa es Erika Valecillos Spinetti -o más conocida como Eka-, una chef venezolana de raíces italianas que se mudó a Colonia del Sacramento hace cuatro años. Para conocer un poco más sobre esta interesante pelirroja tatuada que conquista con sus delicias, nos reunimos en La Greca Café donde charlamos sobre sus orígenes, su increíble fusión de diferentes influencias gastronómicas, las diferencias entre las cocinas de Venezuela y Uruguay, sus proyectos, ¡y más!

En este local de Palermo en el que predominan las paredes antiguas repletas de libros, sillas de diferentes colores y diseños, buena música y un irresistible olor a café, nos encontramos con Eka y mientras se maquilla para las fotos – sí, se maquilló ella sola con un espejo de 2×2 y todas quedamos boquiabiertas con el resultado – comenzamos a charlar sobre sus comienzos en el mundo de las cocinas. Creció entre ingredientes, hornos y recetas ayudando a su madre pastelera y a su abuelo, Mario Spinetti Berti, un chef italiano con varios libros publicados de cocina. ‘’Me ponían una escalerita y ayudaba a mi madre a hacer galletitas o tortas y a mi abuelo a cocinar sus recetas italianas’’, recuerda nostálgica al asegurar que ya a los cuatro años cocinaba risotto y comía sushi porque la mejor amiga de su madre era coreana y solía cocinarles siempre que podía.

Camisa Carola, Pantalón Elien, Zapatos Pecarí

A pesar de que para todo su entorno era obvio que Eka se dedicaría a la cocina, no era tan evidente para ella. Estudió medios audiovisuales, artes escénicas, danza, fotografía y cine, y luego, Gerencia en Empresas Hoteleras y Turísticas. Pero a medida que la lista de los estudios artísticos se iba agrandando, sus trabajos eran siempre dentro del rubro gastronómico: dedicó dos años a un café y cocinaba tortas, brownies, galletas y otras cositas dulces por encargue. Sin forzarlo, el camino se fue armando hasta que a los 23 años decidió estudiar cocina formalmente. Desde ese momento, no ha dejado de trabajar en el escenario gastronómico.

Camisa Carola, Pantalón Elien, Zapatos y Mochila Pecarí

Fue en mayo de 2014 que Eka se mudó a Uruguay. Su plan era quedarse en Montevideo, pero al recibir una propuesta de trabajo en Colonia, a la que finalmente no aplicó, acabó enamorándose del lugar. Allí encontró una calidad de vida excelente, un entorno súper tranquilo y un paisaje increíblemente bello. Nos cuenta que al llegar a nuestro país, la escena gastronómica estaba muy dormida aunque se despegaban los restaurantes Jacinto, Francis, Dueto y Tandory, y al ser tan acotada la propuesta, se iba todos los fines de semana a Buenos Aires por unos buenos platos.

Venirse a vivir a Uruguay fue un cambio drástico en su vida, ya que las diferencias culturales con su país de origen son gigantescas. ‘’Por ejemplo, en Venezuela se suele comer un banquete de desayuno, con mucho salado y mucho dulce. También es muy común juntarse a desayunar con familia o amigos. Y en Uruguay no sucede ninguna de esas dos cosas’’, explica mientras agrega que ‘’los horarios son muy diferentes: allá se cena a eso de las seis o siete, y acá cerca de las nueve o diez de la noche. Además no son cenas livianas, sino que se come asado, pasta, pizzas, etc. ¡Hasta engorde como diez kilos cuando llegué entre tanta carne, papá, vino, dulce de leche y los cambios de horario de las comidas! En Venezuela, se consume muchísima más fruta y verdura que acá, además, la variedad era mucho más grande y barata’’.

Al preguntarle sobre el bar que tenía en Colonia, comenta: ‘’Siempre soñé con tener mi propio bar y lo tuve. Sin duda es divino tenerlo pero te tienes que encargar de tantas cosas que terminas haciendo de todo menos lo que te gusta de verdad. Entonces, decidí cerrarlo’’. Luego, Eka comenzó a hacer eventos con varios restoranes donde se volvió a conectar con lo que verdaderamente le gustaba, como los procesos creativos y ese compartir que implica la cocina. ‘’Ahora me tengo que encontrar de nuevo en la vida, porque cuando cierras un proyecto así es como cuando te divorcias, quedas descolocada’’.

Musculosa Elien, Pantalón Caro Criado, Campera y Mochila Pecarí, Botas Carola, Caravanas Renata
Musculosa Elien, Pantalón Caro Criado, Campera y Mochila Pecarí, Botas Carola, Caravanas Renata

Entre los platos venezolanos típicos se encuentra el pabellón, una preparación caliente formada por arroz, porotos negros, plátano maduro frito y carne mechada. Si bien su casa estaba muy influenciada por la cocina italiana, porque se comía mucho pan en vez de arepa, mucha pasta en vez de arroz, lo almuerzos eran bien venezolanos.

Al verse influenciada desde muy pequeña por diferentes tipos de gastronomía, su cocina es una fuerte y clara fusión entre raíces italianas y venezolanas con ciertas tendencias asiáticas. Además, Eka forma parte de una organización internacional llamada Slow Food, que promueve el trabajo con productos nativos. ‘’Aprendí que si uno trabaja con productos locales y de temporada, y por ende frescos, el trabajo final es mucho mejor. Por eso, trabajar con ese tipo de productos es la columna vertebral de mi cocina’’.

Le encanta cocinar ese tipo de plato que parece simple pero que en realidad lleva una preparación muy larga. A su vez, se preocupa de que sus preparaciones sean atractivas visualmente y de que tengan un balance general: ‘’Me gusta jugar con las temperaturas y texturas, es decir, que un mismo tenga un poco de frío, tibio, caliente, crocante, suave, grasoso, ácido, salado, dulce, amargo, picante y umami. Por eso nombro Miss Fusión a mi yo-chef’’.

Al preguntarle qué significa la cocina en su vida, no vacila ni un momento: ‘’Lo es todo. Es mi manera de expresar amor. Es el arte que tiene los cinco sentidos e implica un reto que me encanta. Lo que más me gusta es el intercambio que se genera dentro de la cocina. Por eso, hice muchas cosas a cuatro o seis manos, porque me parece que es el momento perfecto de intercambiar y aprender a nivel cultural, profesional y personal’’.

Camisa y Riñolera Carola, Pantalón Caro Criado, Mocasines Pecarí

Hoy en día, Eka se encuentra trabajando de manera free lance haciendo cenas de autor, Pop ups, intervenciones, cocina a puertas cerradas y diferentes proyectos con Los Itinerantes como las cenas de autor en Ceibo, La Obrería y Bodega Los Nadies, entre otros. También, da clases de cocina en GastroMixología y clases particulares. Sí, completita.

PING PONG

¿Los mejores restaurantes de Montevideo?

Autoría, Sushi True de Sani Sagui y De Morondanga.

¿Los mejores bares de la ciudad?

Inmigrantes y Bakers.

¿Mejor lugar para ir a tomar un café en Montevideo? ¿Y en Colonia?

La Greca Café y La Tostaduría en Montevideo. Ganache Café & Pasterie en Colonia.

¿Qué canciones no podés parar de escuchar?

At last de Beyonce, Bohemian Rapsody de Queen, Bathwater de No Doubt The Moment of Truth, Body and Soul de El tío Bennet y todo lo de Amy Winehouse.

¿Qué ciudad te fascina?

New Orleans.

¿Cuál es el plan perfecto para tu verano?

Unas vacaciones en Tailandia, Malasia, Filipinas e Indonesia (¡aunque en realidad siempre paso mis veranos trabajando!).

¿Cuál es tu libro favorito?

El Perfume de Patrick Suskind.

¿Y tu ingrediente predilecto?

Ají dulce (un ají endémico de mi país).

 

Como no podíamos desaprovechar un talento culinario semejante, le pedimos a Eka nos enseñe una de sus recetas preferidas. La elegida fue un tartar de lomo delicioso para cuatro personas, y a continuación les compartimos el paso a paso:

 

 

  • Para las yemas curadas

4 yemas de huevo de campo

300 grs de sal marina

100 grs de azúcar rubio

Merkén (o ají)

Ralladura de naranja

Procedimiento: Mezclamos todo excepto las yemas. En un recipiente plano, hacemos una camita con un tercio de la mezcla de secos y ponemos las yemas encima bien separadas entre sí. Luego, cubrimos muy bien con el resto de la mezcla. Según la especialista, es recomendable curarlas cerca de una hora y media ya que mientras más tiempo estén, más “cocidas” quedan. Al momento de emplatar, les quitamos la mezcla y con mucho cuidado las pasamos por agua. Las secamos y emplatamos.

  • Para el Tartar 

320 grs de lomito (*Tiene que ser extremadamente fresco y de buena calidad)

Aceite de oliva extra virgen

Sriracha o Tabasco

Salsa soja ligera

Mostaza dijon o antigua

Ajo negro (o ajo rostizado)

Naranja

Procedimiento: Para la marinada, seleccionar un bowl pequeño y con la ayuda de un mortero hacer una pasta con 1 o 2 dientes de ajo negro. Mezclar muy bien con la mostaza y emulsionar la pasta resultante con la soja, la sriracha y el jugo de media naranja. Probar y reajustar en caso sea necesario (¡tiene que quedar fuerte ya que es el aderezo de la carne!). Limpiar bien la carne sacándole toda la grasa y la membrana blanca, y cortar en brunoisse. En un recipiente mediano mezclar la carne con parte de la marinada y reservar a temperatura ambiente tapado con film hasta servir. Antes, rectificamos si necesita más marinada y salpimentar.

  • Para la emulsión de palta

Palta

Aceite de oliva extra virgen

Albahaca

Gotas de lima o limón

Licuamos o procesamos todos los ingredientes, probamos, rectificamos y reservamos en un biberón.

Ceviche de vegetales

Cebolla morada

Zanahoria

Morrón (de varios colores)

Lima

Procedimiento: Licuar o procesar la palta, la albahaca y las gotas de lima para reservar un biberón. Luego, cortar la cebolla en pluma y el resto de los vegetales en juliana fina. Marinar en el jugo de lima. Agregar sal antes de emplatar.

¡SUGERENCIA! Servir con papas fritas gruesas o patacones de plátano.

  • Para emplatar 

Hacer una base de emulsión de palta y servir arriba el tartar. Sobre él, colocar la yema curada. Acompañamos con el ceviche de vegetales y las papas o patacones.

Levante la mano a quién no se le hizo agua la boca! El estilo de Eka es tan marcado y original que nos apasiona. Es una persona que inspira a cualquiera con su espíritu emprendedor y una chef que la está rompiendo con un prometedor futuro. Si todavía no siguen su perfil @missfusionvzla, háganlo así podrán enterarse de sus futuros proyectos, y por qué no, contratarla como chef para eventos privados. Y si aún no probaron esta delicia de tartar, definitivamente, llegó el momento.

Ph: Gabriella Rouiller

Redacción y St: Sofía Supervielle

Agradecimientos: Greca Café

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Lifestyle

Ir a Arriba