Spreading Fashion Innovation, Captivating People

calmo-flur-magazine-4 - copia

CALMO: Moda ecológica y sustentable

en Diseñadores/Lifestyle/Moda

La moda sustentable es algo que afortunadamente está ganando cada vez más terreno a nivel mundial y en Uruguay no nos quedamos atrás. CALMO es una nueva propuesta nacional de diseño original, exclusivo y sustentable que se suma al movimiento slow fashion.

Alice Otegui es la diseñadora que encabeza este emprendimiento que busca proponer algo nuevo a través de la experimentación con los materiales, las texturas y las formas.

Además, CALMO es un ejemplo claro de diseño colaborativo. Hasta la fecha trabajan con seis artesanos textiles locales, a quienes una vez creados los diseños y desarrolladas las inspiraciones, se les otorga libertad creativa para que en su intervención artística logren resultados completamente únicos. Los materiales y procesos respetan lo más posible al medio ambiente y a las personas, promoviendo la producción y el consumo responsable.

calmo-flur-magazine-4
FOTO: CALMO

CALMO surge de mi pasión por la experimentación textil y las técnicas artesanales, y de la necesidad de diseñar desde una impronta más personal sin seguir estrictamente las tendencias ni el ritmo acelerado de la industria y de la sociedad en general.” me cuenta Alice, quien desde un principio sabía que quería iniciar una marca de diseño de autor alineada al concepto “slow”.

“Con el paso del tiempo fui generando una inquietud muy fuerte por el diseño con un enfoque más sustentable desde un punto de vista ambiental y social. Entonces decidí crear una empresa textil que promoviera la producción y el consumo responsable, que generara consciencia sobre los procesos y las personas que hay atrás de un producto.”

calmo-flur-magazine-15
FOTO: CALMO

Evidentemente el desarrollo llevó su tiempo y las posibilidades -o limitantes- en cuanto a materiales y recursos fueron marcando el camino de lo que se convertiría en la propuesta final. “Al principio era muy radical y quería empezar siendo 100% sustentable en todas las áreas pero después me fui dando cuenta que es imposible empezar con todo. Lo importante es ir de a un paso a la vez, porque aunque parezca muy mínimo ya hace una diferencia. Hay que saber a dónde se apunta, y siempre buscar mejorar.”

El año pasado Alice Otegui con su propuesta CALMO fue parte del programa de pre-incubación de Socialab, y durante seis meses la guiaron a simplificar sus ideas iniciales para transformarlas en algo más real, sin descuidar la esencia de la marca.

calmo-flur-magazine-12
FOTO: CALMO

“¿Qué los diferencia?” Es una pregunta que todo diseñador debería analizar antes de emprender el desarrollo de su marca. La identidad y el objetivo de la marca deben ser aspectos que no se deben descuidar. Cuando se lo pregunto a Alice, su respuesta deja bien en claro que su camino cuenta con fundaciones sólidas: “Creamos usando materias primas naturales y renovables, y procesos productivos sustentables. Además, buscamos generar el mínimo desperdicio textil con moldería eficiente que se basa en las formas geométricas, como si se tratara de un cuadro constructivo. Nos apasiona experimentar, y es por eso que a la hora de diseñar usualmente no sea hacen bocetos sino que se va directamente al material, jugando con los cortes y las formas para llegar a resultados realmente únicos. Al crear cada pieza nos adaptamos al textil con el que estamos trabajando y a los pedidos específicos que puede hacernos un cliente.”

Actualmente CALMO cuenta con dos propuestas principales: arte textil e indumentaria femenina. Para su línea de arte textil producen cuadros textiles y tapices. La colección de indumentaria se compone de dos partes: una de prendas de abrigo, como tapados, chaquetas o chalinas hechas principalmente con fieltro artesanal de lana merino y seda, y otra con piezas más livianas, como vestidos, capas o pañuelos, hechas en su mayoría con seda y lino, con algún detalle en algodón.

calmo-flur-magazine-7
FOTO: CALMO

“Nuestros diseños son atemporales y totalmente únicos: no hay dos iguales. Esto es debido a nuestra propuesta de autor que busca inspiración propia y no se rige estrictamente por modas momentáneas, y que es aplicada al increíble trabajo textil llevado a cabo por artistas y artesanos (que son principalmente mujeres) de distintas partes del Uruguay, quienes dejan su impronta personal en cada pieza. Su talento, sumado a la dirección creativa y al diseño de CALMO, resulta en piezas con mucha personalidad.”

Al tratarse de una marca que trabaja fundamentalmente con la experimentación textil es imposible predecir los resultados de antemano. Este trabajo paso a paso es algo que aporta un gran nivel de exclusividad a las piezas. Todos los trabajos comienzan con textiles en color crudo, a los cuales se aplican diferentes técnicas artesanales como el afieltrado, el teñido o el estampado con plantas y otros elementos naturales. “El único textil que compramos teñido es el de color negro, ya que es un color sumamente difícil de lograr de modo natural, al menos para nosotros.”

calmo-flur-magazine-9
FOTO: CALMO

Otra característica interesante es que no manejan talles. Cada pieza es única y realizada estratégicamente con siluetas que se adaptan a distintos cuerpos. Además, intentan “ser lo más transparentes que podemos. Las etiquetas especifican quienes formaron parte del proceso productivo y todos los materiales se utilizaron en el teñido además de la composición por supuesto.”

Todos sabemos que producir en Uruguay no es una tarea que no venga sin dificultades. En el caso de CALMO, estas dificultades las transformaron en ventajas. “Por suerte vivimos en un país productor de lana merino de excelente calidad por lo que podemos acceder a esta fibra a precios razonables.”

calmo-flur-magazine-10
FOTO: CALMO

“Sin embargo, sí tenemos una escasez impresionante de otros textiles y materiales necesarios para la confección, sobre todo cuando queremos que sean 100% naturales y que estén a precios accesibles. Pero creo que el principal desafío es lograr que el consumidor (especialmente el local pero también el de afuera) aprecie y esté dispuesto a pagar más por algo que vale más: piezas únicas con materiales naturales y de calidad, hechos artesanalmente con mano de obra local, por lo que se le da sustento a familias de artesanos (principalmente mujeres) de distintas partes del país.”

Por su naturaleza slow no se manejan con temporadas en el sentido tradicional, aunque sí manejan inspiraciones y temáticas para cada una de sus líneas. “El proceso de inspiración o conceptualización es súper importante y de las partes más disfrutables. Personalmente, me gusta combinar conceptos de temáticas totalmente distintas para lograr resultados más ricos, y en general me inspiran mucho las diferentes formas de arte, la arquitectura, elementos de la naturaleza, la sociedad y sus comportamientos. Para la colección actual analicé el concepto de la proporción áurea que está presente en nuestra naturaleza a pesar de que puede pasar desapercibida, y que también es aplicada en la pintura constructiva de Joaquín Torres García, por ejemplo, quien siempre me interesó mucho, y que quise usar específicamente para esta colección.

calmo-flur-magazine-2
FOTO: CALMO

Hoy siguen trabajando en su primera colección, porque a pesar de ya haber mostrado algunas piezas e incluso tener algunas a la venta, aún no está terminada. Como comentaba antes, es slow fashion en su máxima expresión. Además, ya están planeando nuevas líneas de productos que acompañen la oferta ya existente y están desarrollando una colección cápsula para una marca de indumentaria local para el próximo verano.

“Apuntamos a un público que quiere diferenciarse y que quiere vestir o tener en sus casas piezas exclusivas, únicas con una historia detrás. Que buscan ser más responsables, exigiendo mayor ética, transparencia y calidad. Se cuestionan más sobre quién hizo el producto, de qué manera se produjo, cuestionan los materiales utilizados, y quieren saber cómo llegó a sus manos.”

calmo-flur-magazine-1
FOTO: CALMO

Hoy en día, este perfil de consumidor está muy presente en el extranjero, y es por eso que en CALMO buscan eventualmente desarrollar la posibilidad de exportar. “Independientemente de quién compra nuestros productos, queremos que nuestro mensaje sobre la producción y el consumo responsable sea para todos, y fomentar el emprendedurismo “con sentido”.”

“Existen muchísimas formas distintas de intentar ser más consciente o sustentable a la hora de diseñar y producir, y que siempre van a haber distintas opiniones sobre un mismo enfoque. Lo que para unos es algo muy bueno, para otros puede ser negativo en otro aspecto. Creo que sea cual sea ese enfoque, lo valioso está en animarse a empezar por algo, en hacer algo distinto asumiendo los riesgos que implica, que son muchos, sobre todo en costos.”

calmo-flur-magazine-3
FOTO: CALMO

Pueden encontrar los productos CALMO en La Pasionaria (Montevideo y La Barra), Alium Pueblo Garzón o coordinando una visita al showroom de la marca en Montevideo (E-mail: hola@calmoslow.com – Tel: (+598) 99 914 687). Además, asegúrense de seguir su página en Facebook y su Instagram (@calmoslow).

Entrevista y redacción: Sebastián Correa

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Diseñadores

Mondesign Montevideo Shopping

MonDesign

MONTEVIDEO SHOPPING e INTEGRA presentaron, una vez más, Mondesign, uno de los
Ir a Arriba